Fajitas de pollo

Esta es una receta bastante fácil de preparar y con un toque exótico que siempre triunfa cuando vienen amigos a casa a comer.

La primera vez que comí fajitas fue con mi amiga Shannon y su hermana Samantha en el Planet Hollywood de Bangkok, a la tierna edad de 17 años. Me animé a probarlas porque mis amigas tienen un restaurante Tex Mex en Sevilla y me dijeron que las de Planet Hollywood no estaban mal. Confié en su criterio de expertas y…¡no me decepcionaron! Su sabor me cautivó y decidí que tenía que aprender a hacerlas.

Aquí tenéis la receta para unas 4 personas.

Ingredientes

  • 2 pechugas de pollo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla grande (si puede ser morada, mejor)
  • 1 sobrecito de sazonador para fajitas
  • Vino blanco seco (la Manzanilla le da un toque muy rico)
  • 1 paquete de queso rallado (de dos colores, si puede ser)
  • 1 bote de sour cream (en su defecto, crème fraîche o yogur griego)
  • 1 bote de salsa mexicana
  • 1 paquete de tortillas de harina
  • Salsa valentina (u otra salsa picante)
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación

Corta las verduras y el pollo a tiras. Cubre una sartén grande con un poco de aceite de oliva (que al extenderlo cubra toda la superficie).

Cuando el aceite esté caliente, añade los pimientos y la cebolla. Salpiméntalos y deja que se hagan a fuego medio-alto, removiéndolos de vez en cuando.

Imagen

Cuando estén bien hechas (color marroncito), se retiran con una espumadera para q el aceite quede en la sartén. En el mismo aceite se echa el pollo. Se salpimenta y se deja hacer a fuego medio-alto.

Cuando la carne esté hecha, échale el sazonador y riega todo con un generoso chorro de vino. Mezcla bien el vino con las especias para que éstas queden disueltas y vayan formando una especie de salsa (o gravy, que diríamos en inglés).

Imagen

Déjalo a fuego medio y después bájalo a medio-bajo y espera hasta que se consuma el alcohol. Cuando la carne haya absorbido gran parte del líquido, apaga el fuego y aparta el pollo.

Imagen

Puedes colocar el pollo y las verduras en boles para que los comensales se sirvan ellos mismos y hagan sus propias fajitas. Así todo el mundo tendrá una fajita a su gusto.

Imagen

A continuación, calienta las tortillas en el horno y cuando estén calientes envuélvelas en papel albal para que se mantenga el calor. También puedes ir calentando las tortillas con el queso por encima para que esté derretido. Esta opción es más laboriosa pero en mi opinión merece la pena.

Coloca el resto de “avíos” en pequeños boles (la sour cream, el queso, la salsa…) y lleva el tarro de salsa picante a la mesa para quien le guste el picante. A mí personalmente me encanta el picante y tengo bastante variedad de salsas en casa. Para las fajitas me gusta utilizar la salsa Valentina.

Imagen

Para mí a la fajita perfecta se le pone el pollo y los pimientos, la salsa mexicana, unas gotas de Valentina, una cucharada de sour cream y el quesito por encima y es entonces cuando lo meto a gratinar.

Imagen

¡Qué ricas!

ImagenImagen

Trucos:

Para los que os guste hacer vuestro propio sazonador, podéis consultar en esta web y seguir la receta, o bien ir experimentando vosotros mismos con comino, pimentón dulce, chile en polvo, azúcar, cebolla en polvo y ajo en polvo que es lo que suelen tener la mayoría de estos sazonadores.

Anuncios

5 pensamientos en “Fajitas de pollo

  1. Yo las hago pero de otra forma, quizás más sencilla, probare estas, tienen una pinta estupenda. La salsa Valentina ¿es fácil encontrarla? Me encanta tu Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s