Pollo a la mostaza con cuscús

Esta receta me trae muchos recuerdos. Es una receta de mi amiga Bea.

Bea y yo compartimos 5 años de universidad en Granada, Aix en Provence y Liverpool. Compartimos mucho más que horas en el aula. Compartimos clases de baile, horas de estudio, litros y litros de café y coca cola para mí y sobre todo té para ella…También horas de fiesta, ilusiones, desengaños, risas y peleas.  ¡Cómo se aprende durante los años universitarios! Y no me refiero sólo a materias curriculares sino a enseñanzas de la vida. Sobre todo si se tiene la oportunidad de irse fuera de la protección del hogar a explorar sitios nuevos, culturas nuevas e idiomas nuevos.

Vivíamos en la residencia universitaria (la cité U). Eran unas instalaciones muy básicas pero a nosotras nos daba igual. Estábamos experimentando nuestros primeros años de “libertad”. En la residencia la “cocina” se reducía a 4 hornillas eléctricas de las que 2 solían estar estropeadas. Todo esto para unas 30 personas. Había unos 3 frigoríficos divididos en unos 6 compartimentos que había que cerrar con candado. Si no, te desaparecía la comida. Eso son 18 compartimentos así que ya veréis que no había “frigorífico” para todos. Era por orden de llegada y había que pagar por este lujo. Bea y yo compartíamos compartimento. Por tanto compartimos la compra del super y todas las comidas durante el año que estuvimos en Francia. Era mucho más práctico que cocinar sólo para uno o comer siempre en el comedor universitario que, por cierto, era de muy buena calidad y muy barato.

Después de unas primeras semanas de pasta, ensaladas y filetes a la plancha Bea hizo una llamada a su madre y me deleitó con unas cuantas recetas fáciles, rápidas y baratas que compartiré con vosotros. Esta es una de ellas. Perfecta para estudiantes, para madres con poco tiempo o para principiantes.

En España podrían aprender de los beneficios a los que pueden optar los estudiantes universitarios. Todas las actividades deportivas también estaban subvencionadas por el gobierno. Eso sí es fomentar la vida sana. Yo pagué 20 o 40 francos anuales (ya ni me acuerdo) por el “trámite” pero con el carnet pude hacer más de 6 actividades extracurriculares a la semana (modern jazz, aerobic, baloncesto, danza contemporánea, danzas folclóricas del mundo…). Fue en estas clases donde conocí a otra gran amiga y compañera de vida…Mi amiga Ana. Pero esta es otra historia. Ahora…¡a los fogones!

Ingredientes:

–       2 pechugas de pollo

–       1 vaso de cuscús

–       1 hoja de laurel

–       1 cubo de caldo de pollo

–       ¾ de bote de mostaza de Dijon

–       Vino blanco

–       Agua

–       Aceite de oliva

–       1 cucharada generosa de mantequilla

–       Sal

Puedes empezar por preparar el cuscús. Como ya he explicado en otras recetas yo lo hago haciendo un poco de trampa pero es una forma rápida y eficiente. Primero coloco el cuscús crudo en una fuente. Le añado la sal y los condimentos. En este caso tan sólo vamos a usar sal y mantequilla. Después pongo a hervir agua. Yo tengo una jarra eléctrica de las que hierve el agua en un par de minutos. No es muy cara y es fantástica. También para hacer tés cuando vienen muchos invitados a casa. Cuando hierva el agua vierte un poco sobre el cuscús y con un tenedor remueve bien para que se deshaga la mantequilla. Deja que se absorba el agua. Si al absorberse todo el agua el cuscús sigue un poco duro, rocíalo con un poco más de agua.

cuscús con sal y mantequilla  cuscús listo

Mientras tanto trocea el pollo en daditos. Pon un poco de aceite en una sartén grande y antiadherente y la hoja de laurel. Lo suficiente para que cubra la superficie pero no demasiado o la salsa quedará aceitosa. Cuando el aceite esté caliente añade el pollo. Yo en esta ocasión he utilizado filetes de pavo que es lo que tenía en casa. Deja el pollo friéndose en fuego medio-alto.

pollo a la sartén  pollo con cubo de caldo

Dale la vuelta a los trocitos y cuando el pollo ya casi esté, baja el fuego a medio-bajo. Desmenuza el cubo de caldo sobre él y añade un chorro generoso de vino. Mejor pasarse que quedarse cortos ya que la salsa se basa en el vino y la mostaza. Si ves que te has pasado un poco, siempre puedes subir el fuego y dejar que se absorba hasta tener la cantidad de “salsa” deseada. Cuando el vino ya no huela a alcohol baja el fuego a fuego lento y añade la mostaza.

pollo con vino  añadiendo la mostaza

Mézclalo bien con el vino y el pollo y deja que se haga la salsa durante unos 5 minutos a fuego lento. Yo taparía la sartén para que no se evapore demasiado la salsa. Prueba la salsa y si está lista, tan solo hay que servirlo sobre una montañita de cuscús. ¡Delicioso!

pollo a la mostaza  pollo a la mostaza_2

Trucos:

1-    Si no eres fan de la mantequilla, puedes usar margarina o aceite de oliva para el cuscús.

2-    Si cuando estás haciendo la salsa ves que huele mucho a mostaza y que incluso os “pica” la nariz al inhalar, eso significa que la salsa estará demasiado fuerte. Si pasa esto, no te preocupes. Tan sólo tienes que añadir un poco de agua para diluir aún más la mostaza y que el sabor no quede tan penetrante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s