Restaurante Sabina

El 22 de diciembre llegamos Marco y yo a Sevilla para disfrutar de nuestras vacaciones navideñas con nuestras familias. Como el día 20 fue el cumpleaños de mi padre fuimos a celebrarlo a un restaurante que es un clásico en Sevilla, una apuesta segura, el Sabina.

A mis padres y a mis tíos les gusta mucho y cuando tenemos alguna ocasión especial solemos elegirlo. Es ideal para ir con adultos que tengan gustos gastronómicos tradicionales.

restaurante sabina

El ambiente es bastante íntimo, con paredes de color borgoña y están adornadas con fotos de personajes célebres en blanco y negro. La decoración y la arquitectura del lugar son elegantes y acogedoras.

Los entrantes son muy ricos. Los pimientos de piquillo rellenos de bacalao y el ravioli de queso de cabra con salsa de foie son deliciosos pero no les quedaban así que pedimos verduras a la parrilla, una buena elección para prepararnos antes de los copiosos banquetes navideños.

verduras parrilla

También pedimos revuelto de morcilla que es un sencillo manjar. El sabor es intenso y la textura suave. ¡Ah! Y probamos torta del casar cuyo sabor era realmente potente. Al combinarlo con los higos que vienen como acompañamiento el sabor ser relaja y casa a la perfección.

revuelto de morcilla  torta del casar

Por último probamos las croquetas caseras que estaban muy ricas. Eran de cocido pero no estaban demasiado cargadas de carne, sino más bien de bechamel. Aún así el sabor era bueno y estaban muy cremosas.

croquetas caseras

Pedimos un vino tinto para acompañar estos entrantes y la carne que estaba realmente bueno. Era un Martínez Lacuesta (Crianza, 2008).

vino martínez lacuesta

De plato fuerte mi madre y mi abuela pidieron bacalao que estaba en su punto. Mi abuela lo pidió a la bilbaína y mi madre con tomate. Ambos estaban excelentes.

bacalao a la bilbaína  bacalao con tomate

Mi padre, mi novio y yo, que somos más carnívoros, optamos por las chuletitas de cordero que estaban muy jugosas y el entrecotte de buey al punto.

chuletitas de cordero

Estaba hecho a la perfección, rojito por dentro pero sin sangre y el acompañamiento de verduritas y patatas fritas caseras le daba un buen toque sin llegar a distraer del buen sabor de la carne.  Además la cantidad era generosa, dos ó tres grandes piezas por plato.

entrecotte de buey

Aunque parezca imposible aún teníamos un huequito para el postre. ¡Menos mal porque estaban exquisitos! Mi madre pidió una milhoja de nata y manzana que es una de sus especialidades y está crujiente y recién hecho. Se nota que es fresco y casero.

milhoja de nata y manzana

Yo me pedí la tarta de galleta, chocolate y vainilla que me teletransportó a mi infancia. Marco se pidió una tarta de queso que también estaba muy buena.

tarta de galleta María  tarta de queso

En cuanto a precio para ser Sevilla no es el sitio más barato ya que el precio por comensal es unos 40€. Pero no escatimamos en refrescos, cervezas, vino ni entrantes y tomamos postre y/o cafés. El servicio fue muy bueno. Lo que cabe esperar de un sitio con tan buena reputación y con ese precio. Además está muy bien ubicado, al lado del teatro de la Maestranza, por tanto muy cerca del río.

Como conclusión diré que es una opción muy recomendable para invitar a vuestros padres cuando tengáis algo especial que celebrar.

Anuncios

Un pensamiento en “Restaurante Sabina

  1. Pingback: Una perfecta noche de primavera en Sevilla | Recetas, sabores y pasiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s