Restaurante SMS Deliciès

Las bodas, sobre todo cuando tienes muchas y muy seguidas, pueden llegar a ser un engorro. Sin embargo hay veces que una boda te puede reportar beneficios. Por ejemplo en 2011 se casó mi buena amiga María. María y yo, aunque nos conocimos y nos hicimos amigas en Sevilla (hace ya más de 15 años) hemos tenido la oportunidad de vivir en la misma ciudad en varias ocasiones. Después de una pre-adolescencia compartida en los veranos sevillanos, nuestros caminos se volvieron a cruzar en nuestros últimos años universitarios en Granada y más recientemente cuando me vine a vivir a Barcelona, donde ella fue desde el principio mi principal apoyo.

Pues María decidió casarse con su novio Carlos, después de muchos años juntos y eso dio pie a muchos preparativos pero también dio pie a que todas sus amigas de distintos ámbitos nos conociéramos para celebrar su despedida de soltera en Barcelona. Tras un par de quedadas y miles de emails lo pasamos genial durante dos días de diversión entre chicas. Cuando llegó la hora de la boda casi todas las participantes de la despedida coincidimos en el avión a Sevilla y bailamos juntas tras la ceremonia.

Como ya nos habíamos cogido cariño no dudamos en aceptar cuando María planteó la creación de lo que ahora llamamos “Nasty Martys”. Carlos, su marido, había pactado con ella que cada martes él se iría con sus amigos a pasar una tarde-noche cargada de testosterona en la que beberían cerveza, hablarían de deporte, se reirían los unos de los otros y harían otras cosas de tíos…María no quería ser menos así que creó el mismo concepto pero para chicas. Así que desde hace ya más de un año María, sus amigas (ahora también mis amigas) y yo nos juntamos una vez a la semana y nos ponemos al día de nuestras vidas, hacemos cenas pica pica en casa de alguna o meriendas gourmet…o descubrimos restaurantes juntas. La última quedada fue justo antes de Navidad. Fuimos al restaurante SMS Deliciès que está en el barrio de Gracia en Barcelona.

Es un bar/restaurante muy pequeñito y bastante popular que yo conocí a través de María. Tienen gastronomía tradicional con un toque exótico y con una bonita presentación. El entorno es íntimo, siempre con luz tenue y al ser pequeñito las mesas están bastante cerca las unas de las otras pero no llega a se intrusivo. Además siempre que he ido han tenido buena música de fondo. Música no demasiado alta pero que ayuda a crear un buen ambiente, un ambiente relajado pero sin darte ganas de irte a dormir.

La verdad es que la calidad es bastante buena y va acorde con el precio. La cena te puede salir por unos 25€ con agua, vino y con un postre a compartir.

Otras veces que he ido he pedido la ensalada de rúcula con mermelada de tomate, virutas de foie, parmesano y reducción de vinagre de módena y la verdad es está deliciosa y es bastante grande. Es un buen plato para compartir. Otro plato delicioso como entrante y/o para compartir son las patatas enmascaradas con sobrasada ibérica y huevo frito. Teniendo en cuenta que adoro la sobrasada, quizás no esté siendo muy imparcial en mi valoración del plato pero para mí es un entrante de lo más apetitoso.

También he pedido más de una vez el surtido de hamburguesitas que también es una buena opción para los carnívoros. Sirven una hamburguesita con cebolla confitada y foie, otra con setas y parmesano gratinado y otra de patata con foie y bacon. Esta última es más un acompañamiento que una hamburguesa en sí pero está riquísima.

Sin embargo esta vez pedimos el menú degustación. El menú degustación es perfecto para compartir entre dos a los que les gusta comer (ej. mi novio y yo) o para compartir entre 3 chicas que no están acostumbradas a comer mucha cantidad por la noche (es decir mis amigas del Nasty Martys).

El menú consistía en pequeños platillos con algunos de los platos estrella del restaurante. Comenzando por guacamole, acompañado por crujiente de plátano y crudités de zanahoria. Este plato iba pareado con el siguiente plato que son los fideos yakisoba con verdura. Ambos platos estaban en su punto. El guacamole era apto para los intolerantes al picante y los fideos tenían un toque especiado que le aportaba un matiz exótico.

Fideos chinos con verduras y guacamole

Después sirvieron los huevos estrellados con jamón ibérico y aceite de caviar de salmón. Un clásico que siempre triunfa y en este caso no defraudó.

huevos rotos con patatas y jamón ibérico

A continuación sirvieron mini brochetas de langostinos con bacon y reducción de Pedro Ximenez picante. Este plato sí tenía un toque picante pero, desde mi punto de vista bastante sutil y necesario para que el bacon no se hiciera pesado.

langostinos recubiertos de bacon

Por último llego el tataki de atún con sésamo y reducción de soja y el filete de buey con salsa de Oporto y cebollitas glaseadas. Dos buenas formas de sellar el festín.

tataki de atún  filete de buey con salsa de oporto y cebolla confitada

Y, ¡cómo no!, cuando se juntan las chicas…suele haber postre. En este caso compartimos entre todas una tarte tatin que recibió un sobresaliente de Avril, nuestra experta en gastronomía francesa.

tarte tatin  tarte tatin con nata líquida

También compartimos dos coulants de chocolate con helado de té verde que desaparecieron rápidamente de los platos porque estaban sublimes.

 coulant de chocolate negro con helado de té verde

Yo recomendaría el sms para una velada romántica o íntima con algún buen amigo porque el ambiente invita a conversar, a degustar y a compartir.

Anuncios

Un pensamiento en “Restaurante SMS Deliciès

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s