Pollo asado a las finas hierbas

Me encanta la tradición inglesa de hacer algún tipo de carne al horno los domingos (sin despreciar los clásicos “arroces de domingo” de España). Suele ser pollo, un buen corte de ternera o de cerdo y, si hay suerte, cordero. Yo por ahora sólo me he animado con el pollo pero pronto probaré con el cerdo y ternera. Y si algún día me quiero dar un lujo, probaré un costillar de cordero (ñam, ñam).

Esta receta es facilísima y la he tomado de mi ídolo culinario Jamie Oliver. Es una receta clásica que, si os animáis a probarla, estoy segura de que enseguida la incorporaréis a vuestros platos habituales.

Por cierto, AVISO IMPORTANTE, las fotos de este post no son aptas para vegetarianos o amigos de los animales con alta sensibilidad. Con esto no quiero decir que yo no sea una amante de los animales. Lo soy. Y bastante sensible también (si no, que se lo digan a mi novio). Pero al tratarse de comida intento no darle demasiadas vueltas o si no acabaríamos todos siendo veganos.

Ingredientes:

–       1 Pollo de unos 2 kg (limpio, sin entrañas)

–       Sal marina y pimienta recién molida

–       2kg de patatas

–       1 Limón grande

–       1 Cabeza de ajos

–       1 Manojito de tomillo fresco

–       1 puñadito de romero fresco

–       Aceite de oliva

Lo primero que hay que hacer es engrasar la fuente de horno en la que vas a hornear el pollo y masajearlo Si tienes tiempo, Jamie recomienda que, una vez salpimentado, lo cubras con papel film y lo dejes en el frigorífico al menos durante un par de horas. Yo en este caso no pude dejarlo tanto tiempo (sólo el tiempo que tardé en preparar las patatas) y aún así me quedó muy sabroso pero, si podéis, aprovechad.

fuente con aceite  fuente engrasada con aceite de oliva  sal y pimienta  pollo salpimentado

Después pasa a preparar las patatas, el ajo y el limón y aprovecha para ir precalentando el horno (a 190º). Pon una cacerola con agua y sal a hervir. Las patatas las tienes que pelar y trocear. También tienes que sacar todos los dientes de ajo de la cabeza (déjales la piel). Lava bien el limón.

guarnición  guarnición preparada

Cuando el agua hierva échalo todo y deja que se vaya haciendo durante12 minutos. Al trascurso de este tiempo escúrrelo todo en un colador y deja que durante un minuto las patatas se vayan enfriando sin echarles agua, que vayan haciéndose un poco más con el vapor que desprenden. Al cabo de 1 minuto aparta el limón y los dientes de ajo .Resérvalos para luego. Ahora échale un chorrito muy pequeño de aceite a la cacerola donde cociste las patatas y ponla al fuego de nuevo. Vuelve a echar las patatas y rehógalas suavemente durante un par de minutos. Después apártalas del fuego y resérvalas.

patatas cocidas con ajo y limón  rehogando patatas

Saca el pollo del frigorífico, píntalo con un poco de aceite de oliva y prepárate para rellenarlo. Lo primero que tienes que hacer es “apuñalar” el limón unas 10 veces (mientras sigue caliente). A continuación mete los dientes de ajo, el tomillo fresco (lavado y escurrido) y el limón en la cavidad del pollo (donde antes estaban las entrañas).

relleno del pollo   pollo relleno de ajo, tomillo y limón

pollo al horno

Ahora mételo en el horno y deja que se haga durante unos 45 minutos. Cuando haya pasado ese tiempo saca el pollo de la fuente de horno durante unos minutos mientras añadimos los últimos ingredientes. Incorpora el romero en la bandeja y remueve bien. Añade las patatas y colócalas por los bordes, dejando un hueco en el centro para el pollo.

pollo asado a mitad  romero fresco

bandeja con jugo de pollo asado y romero  bandeja con patatas

Ya sólo queda volver a poner el pollo en la fuente y todo vuelve al horno durante otros 45 minutos o hasta que el pollo esté listo y las patatas estén doradas y prácticamente crujientes.

pollo asado a las hierbas  preparando platos

¡Buen provecho!

pollo asado a las hierbas con patatas

Trucos:

–       Para saber si el pollo está listo, pínchalo con un cuchillo en el muslo. Si no sale sangre, es que está en su punto.

–       Para servir el pollo sácalo de la fuente a una tabla para manejarte mejor. Aprovecha que tienes más espacio en la bandeja de horno para encontrar los dientes de ajo y aplastarlos con un tenedor. Estarán tan tiernos que enseguida se abrirá la piel y saldrá toda la carne blanquita. Tira las pieles, machaca el ajo asado y mézclalo con el jugo del pollo y con las patatas al romero. Este toque le dará el toque final al plato

–       Si tienes prohibidas las patatas, puedes cocer zanahorias como alternativa y añadir champiñones y judías verdes tiernas cuando en la receta original incorporarías las patatas y el romero.

–       Una de las cosas que más me gusta de hacer pollo asado es que como en mi casa somos sólo 2, siempre sobra y al día siguiente puedo preparar unos deliciosos bocadillos con el pollo sobrante, o bien un plato improvisado con cuscús, piñones, pasas, algo de verdura y el pollo sobrante.

Anuncios

2 pensamientos en “Pollo asado a las finas hierbas

  1. Pingback: Menú semanal | Recetas, sabores y pasiones

  2. Pingback: pollo al horno | Libro Recetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s