Restaurante Teresa Carles

Hace ya unas semanas estuve en un restaurante vegetariano que me habían recomendado varias personas. Es el Teresa Carles que está en pleno centro de Barcelona. A escasos pasos de la Plaza de Cataluña. Fui con mi grupo de cómplices habituales con las que suelo quedar una vez cada dos semanas para ponernos al día y probar alguna cafetería o restaurante nuevo. Muy a lo “Sex in the City” pero yo en este caso nos definiría mejor como “Foodies in the City”.

Teresa Carles Exterior  Teresa Carles Exterior 2  Teresa Carles Deli

La decoración hogareña pero cuidada del Teresa Carles consigue que sea un ambiente chic y acogedor a la vez. Cuando llegamos sobre nuestra mesa había un cartelito de pizarra donde estaba escrito el nombre de quien hizo la reserva. Ese toque personal nos aduló. No viene mal ser un poco egocéntrico de vez en cuando. La verdad es que más allá del ego, creo que ese pequeño detalle de ver tu nombre en la mesa denota que el restaurante está organizado y parece pensar en sus clientes. Te relaja, te hace ver que está todo preparado para tu llegada e, inevitablemente, te sientes importante.

Mesa para 7

Otro punto a su favor es la carta. Es una carta amplia y con un look moderno y desenfadado. Incluye fotos y citas de personajes icónicos. Este layout te invita a seguir hojeando hasta el final.

Teresa Carles logo  Teresa Carles ZumosTeresa Carles carta    Teresa Carles Bebidas

Esa noche, como suele pasar cuando voy con las chicas, fuimos discretas a la hora de pedir platos. Pedimos poquitas cosas y para compartir ya que era la hora de la cena y muchas de nosotras estábamos intentando cuidar la línea después de los grandes excesos navideños. Pero claro, he de decir que del postre no nos privamos…Así me gusta, reforzando el cliché de que las mujeres somos golosas.

Entrantes

Comenzamos compartiendo un par de Antipastos TC. Son como los mezze libaneses. Así pudimos probar varios de los entrantes. La bandeja traía hummus, un dip de berenjena, nuggets de Quorn, remolacha marinada con ajo, aceitunas gordales y pan de pita. Estaba todo delicioso. Y eso que a veces es difícil pillarle el punto al dip de berenjena. A veces la textura es demasiado basta. A veces el sabor demasiado amargo. En este caso la textura era sedosa y el sabor era delicado. Yo tenía mis reservas en cuanto a los nuggets ya que nunca había probado el Quorn pero la verdad es que se notaba que lo habían marinado antes de empanarlo y freírlo y eso le aportó el sabor que a veces le falta a estos sustitutos de la carne.

croquetas de calabaza  Croquetas de calabaza partidas

Inmediatamente después llegaron las croquetas de calabaza. He de decir que me sorprendieron. Aparte del exquisito toque de roquefort en su interior y el detalle de haber añadido un poco de sésamo negro al enharinarlas, lo que más me sorprendió fue la textura. Era perfecta. Compacta y cremosa pero crujiente por fuera y sin estar demasiado tostadas. Estaban realmente en su punto.

Tatin de berenjenas y queso de cabra

Después llegó el tatín de berenjenas con higos y queso de cabra. Sólo de leerlo en la carta ya se me hizo la boca agua. La presentación era impecable y la verdad es que también estaba exquisito aunque quizás le hubiese puesto un poco más de masa base. A mí me gusta el tatín con bastante hojaldre aunque no sea necesariamente lo más ortodoxo.

Por último…¡Los postres! No podía ser menos. Yo no soy una gran repostera. Como ya he dicho en alguna otra ocasión soy bastante vaga a la hora de hornear y crear postres, dulces, etc. Eso no quiere decir que no me guste saborearlos. Eso lo hago muy bien. Esa noche pedimos un “Chocoholic” que fue como un parfait de chocolate negro bastante denso pero combinado con mermelada de naranja amarga para romper esa intensidad. Fue una buena terapia chocolatera. Aunque mi postre favorito esa noche fue el “Cheesecake a la catalana”. La presentación era como un cheesecake pero estaba hecha con mató, miel y nueces caramelizadas. ¡Inmejorable!

chocoholic  cheesecake a la catalana

He de decir que aunque no probamos más platos sé por otros amigos que hay otras delicias dignas de mención en el Teresa Carles. Entre ellos destacaré la hamburguesa de seitán, el risotto y el canelón XXL con setas y bechamel trufada. Yo personalmente me quedé con las ganas de probar los Pappardellíssimi al pesto rojo y la quiche de boletus y ajos tiernos. ¡Para la próxima vez!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s