Arte y gastronomía en Madrid (parte 1)

Esta Semana Santa Marco y yo nos fuimos de escapada a disfrutar de Madrid en primavera. Finalmente se convirtió en una ruta gastronómica en la que las degustaciones se intercalaron con largos paseos y visitas a museos.

La verdad es que fueron cuatro días muy agradables y relajantes. Algo fuera de lo habitual eso de ir a nuestro aire y hacer únicamente lo que nos apetece en cada momento.

Nuestra ruta comenzó en el restaurante “El Rodizio”, en un polígono industrial cerca de la parada de Suanzes. Si nunca habéis estado en un rodizio os diré que es un concepto brasileño en el que se degustan una gran variedad de cortes de carne a la brasa. Suele haber un buffet de ensalada y entrantes y cada poco rato se va acercando el camarero a la mesa a ofrecerte un corte de carne distinto.

En este rodizio de Madrid te ofrecen hasta 15 variedades de carne y, como es habitual, comienzan con los cortes más “baratos” y dejan los mejores para el final con lo cual os aconsejo que no os paséis con las ensaladas y los entrantes porque los últimos cortes de carne son espectaculares (como la picaña, que suele ser el último corte en llegar a la mesa). Una de las peculiaridades de los rodizios es que los camareros te acercan la carne a la mesa insertada en una especie de sable o brocheta gigante, recién sacada de las brasas.

Confieso que fui a este restaurante con la familia de Marco y que era la primera vez que conocía a sus abuelos maternos y a su tía Susana (su única tía materna) así que se me pasó tomar fotos de la carne y los detalles ya que mi atención estaba con ellos. Sólo al final saqué el móvil para hacerle fotos al postre de Marco y al mío. Marco, que adora las milhojas y todo lo que lleve hojaldre o nata, se pidió este hojaldre. Yo pedí la tarta de limón y merengue que estaba espectacular. La verdad es que esta tarta no es muy típica de la gastronomía española y por tanto es una desconocida en la mayoría de hogares. ¡Esto tenemos que cambiarlo! Es toda una delicia. Así que le propongo al repostero caprichoso que haga esta receta para el blog uno de estos días.

hojaldre nata  lemon meringue pie

Esa tarde cenamos en casa de los tíos paternos de Marco, Juan Carlos y Angy. Nos deleitaron con una riquísima selección de aperitivos, entre ellos pulpo a la gallega, empanada, tortilla de patatas y un queso similar a la Torta del Casar que trajeron mis suegros del Sur. De nuevo no hice ni una foto porque estaba con otros temas…Disculpadme.

primavera en Madrid

Al día siguiente, Sábado Santo, amaneció un sol resplandenciente y decidimos ir a pasear. Empezamos por el barrio de las Letras y llegamos hasta el Palacio de Oriente. Entonces hicimos nuestra primera parada gastronómica. Fue en la Taberna de los huevos de Lucio. Como quizás ya sabréis, el restaurante Casa Lucio es mítico en Madrid. Es ideal para desgustar la gastronomía tradicional española (ibéricos de calidad, platos de cuchara, huevos rotos y revueltos…). Tiene gran calidad y renombre. Sus platos son muy caseros y clásicos pero, eso sí, la calidad se paga y por tanto el precio del restaurante es bastante elevado.

Como nosotros íbamos con un presupuesto ajustado optamos por el bar de su hijo, la Taberna de los huevos de Lucio, donde sirven los mejores huevos rotos de Madrid. Nos pedimos una ración de croquetas y otra de huevos con chistorra y ya estábamos llenos.

Taberna los huevos de Lucio IMG_8018

Pretendíamos seguir picando en el Mercado de San Miguel pero nos quedamos totalmente saciados. Las croquetas estaban buenas y eran realmente grandes. Sirvieron 7 y yo casi no puedo acabarme la tercera. Eran casi como puños.

huevos rotos con chistorra  croquetas en Taberna Lucio

Y los huevos…¿Qué deciros de los huevos? Un placer indescriptible. Es la perfecta definición de lo que en inglés llamamos “comfort food”, comida sencilla que te reconforta, te llena y te hace feliz.Nosotros los pedimos con chistorra pero también los sirven con pisto y, la verdad, tenían una pinta envidiable. Porque estaba llena que si no…

Las dos raciones acompañadas de una cerveza y una coca cola nos salió por unos 20€, que no está nada mal. Pero, aviso, hay que ir tempranito (si podéis, antes de las 14h) porque si no se llena y no hay manera de encontrar ni un huequito en la barra.

plaza mayor madrid

Tras el almuerzo nos fuimos a visitar el Mercado de San Miguel y por el camino pasamos por la Plaza Mayor. En una de las entradas hay unas tiendas de chuches impresionantes. Sus escaparates me devolvieron a la infancia. ¡Tenían los regalices más grandes que he visto nunca! ¡Qué escándalo!

chuches plaza mayor  macro regalices plaza mayor

Finalmente llegamos al Mercado de San Miguel que, como siempre estaba abarrotado. Como era Semana Santa predominaban los extranjeros ya que los madrileños suelen irse fuera en estas fechas. A mí me introdujeron a este mercado unos muy buenos amigos míos que son de Madrid, Lidia y Antonio. La verdad es que fue todo un descubrimiento.

Mercado de San Miguel

Para los que nunca habéis estado se trata de un mercado que ha sido renovado recientemente al que acuden visitantes a catar todo tipo de delicatessens. Hay sabores y tapas para todos los gustos. Desde anchoas, aceitunas, pepinillos y todo tipo de aperitivos en vinagre para acompañar un vermut casero, hasta patatas fritas caseras, cortezas de cerdo, frutos secos variados o una selección de quesos que nada tiene que envidiar a las francesas.

patatas fritas y cortezas en Mercado San Miguel  Frutos Secos Mercado San Miguel  Vermutería Mercado San Miguel  vermut y aliños  Quesos Mercado San Miguel  Bacalao y ahumados Mercado San Miguel

Además hay tapas más elaboradas, como las de un puesto que  únicamente sirve croquetas, o un puesto con una magnífica selección de pescado y marisco u otro que vende carne de gran calidad para hacerla en casa y también pequeñas hamburguesitas para comer allí. Y para los turistas, ¿cómo no?, hay un puesto con arroces y paellas. Para los más golosos hay una pastelería con una gran selección de pastas y pasteles.

puesto de croquetas mercado san miguel  Paellas Mercado San Miguel  Pescado y mariscos Mercado San Miguel  Carnes Mercado San Miguel  Pastelitos Mercado de San Miguel  Yogurtería Mercado San Miguel

Y hasta aquí puedo leer…Que el post ya se está alargando demasiado…Este fin de semana publicaré la segunda parte para que no se haga pesado.

En la segunda parte de nuestra escapada gastronómica hablaremos de pastelerías, de una cafetería muy romántica, de uno de mis restaurantes mexicanos favoritos de Madrid y de uno de los clásicos de la infancia de Marco…las tortitas en el VIPS . Todo esto intercalado con visitas al Thyssen y a otros museos.

Anuncios

3 pensamientos en “Arte y gastronomía en Madrid (parte 1)

    • Disfrutamos como enanos pero con la gran oferta gastronómica que hay en Madrid tendremos que volver pronto. Ojalá estuvieras allí todavía para llevarnos a sitios deliciosos. Qué tú eres una gran gourmet!

  1. Pingback: Arte y gastronomía en Madrid (parte II) | Recetas, sabores y pasiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s