Las edades de la Feria de Abril: la adolescencia

En mi último post os hablaba de cómo viven la Feria de Sevilla los más pequeños. Yo, que he vivido todas las edades de la feria, compartiré con vosotros por qué estas fiestas son tan importantes para los sevillanos.

la feria 2013  calle de la feria

a caballo  cocinera caprichosa feria 2013

¿Qué significa la semana de la feria para un adolescente? Principalmente significa libertad. La ilusión y anticipación que sienten los adolescentes se va acentuando conforme se va acercando la semana más esperada del año.

Para la mayoría la feria se vive con ilusión ya que es una semana en la que lo más inesperado puede suceder. Para empezar durante esa semana pueden salir con sus amigos hasta altas horas de la madrugada (aunque este no sea el caso durante el resto del año). Al ser un circuito delimitado y controlado hasta cierto punto por la policía los padres suelen dejar salir a sus hijos hasta horas más intempestivas de lo habitual.

Esto, unido al sentimiento de euforia colectiva, ayuda a que los jóvenes se lancen a probar cosas nuevas. El más tímido de repente encuentra el coraje para decirle a esa chica que le gusta. La más miedica de repente encuentra el valor para montarse en la montaña rusa que tanto le asustaba. Y si a todo esto le añadimos la magia del ambiente tan colorido, los favorecedores trajes de flamenca y un poquito de rebujito…Tenemos la perfecta receta para crear inolvidables anécdotas.

Pero no os creais que es fácil disfrutar de la feria sin más. Como ya os adelantaba en mi anterior post hay que tener una estrategia para que vuestros días (o más bien, noches) de feria tengan éxito.

En primer lugar es importante tener acceso a al menos un par de casetas. Como la mayoría ya sabréis, la Feria de Sevilla se compone de casetas, pequeñas casitas que se construyen únicamente para esa semana. La mayoría son privadas. Esto quiere decir que sus socios han ido pagando religiosamente cada mes para tener un techo al que llamar “suyo” y un sitio al que invitar a sus amigos y contactos durante la feria. La mayoría de las casetas tienen solera y sus miembros han sido socios durante décadas, generación tras generación.

Esto, visto desde fuera, le confiere a la Feria de Sevilla un claro punto elitista y aburguesado pero si eres de Sevilla sabrás que no es tan difícil tener acceso a una caseta. Tan sólo tienes que tener un amigo o familiar que tiene caseta. O incluso a un amigo de un amigo. El lema de la Feria es que “los amigos de mis amigos son mis amigos” y siempre suelen se bienvenidos.

Si por alguna razón no fuera así, siempre están las casetas públicas (las de los Distritos, las de los partidos políticos, etc.) y las que a mí me gusta llamar “casetas concertadas” como las casetas de los clubes deportivos (el Mercantil, el Pineda…), las de las empresas (la de Abengoa, Telefónica, Renfe, el Corte Inglés) y otras asociaciones (Colegios de Ingenieros, la Casa de Jaén). Se puede tener acceso a esta caseta si estás afiliado con estas organizaciones en tu vida diaria (ej. Si eres trabajador de la empresa, socio del Club o colegiado). Estas casetas suelen ser más grandes que las privadas “con solera” y los miembros pueden comprar invitaciones para invitar puntualmente a sus amigos. Esto es lo que hacemos en mi familia. Mi padre es perito industrial y cada año vamos con mis tíos y primas a comer a la Feria a esta caseta o por ejemplo, como este año, a la caseta de “La Casa de Jaén” ya que toda mi familia es de esta provincia.

Así que una vez tengas claro que tus amigos o familiares con casetas van a estar allí cuando vayas a la feria, ya cuentas con un oasis en la “locura” que es la Feria en “tierra de nadie”. Aunque cuando eres adolescente no te importa tanto no tener caseta. Al tener un presupuesto reducido apenas usas los servicios de la caseta. Entre todos los amigos se pone un “fondo” y con eso se compran unas jarras de rebujito para beber y unas tortillas de patata, unos montaditos de lomo, unos pinchitos, unos pimientos fritos o alguna otra de las raciones más económicas ya sea en una caseta pública o en la de alguno de los del grupo.

jarra rebujito  tortilla patata

pimientos verdes fritos  pinchito

El rebujito para los que no conozcáis esta bebida es el cóctel clásico de la feria. Se prepara en jarras de litro. Por cada medida de Manzanilla (el vino, no la infusión ¿eh?), se añaden tres partes de Sprite. Es una bebida refrescante cuyo contenido de alcohol está bastante diluido por eso es tan popular porque se pueden beber grandes cantidades sin llegar a estar ebrios. Aunque ya sabemos que en época de festejos, jóvenes y no tan jóvenes tendemos a cometer excesos así que ¡cuidadito!

Después de llenar el estómago con las vituallas más típicas de la feria, los jóvenes suelen ir a la Calle del Infierno. Es una esplanada enorme donde hay cientos de atracciones para pequeños y mayores y donde están los carritos de gofres, de vino dulce, los de la tómbola…

gancho peluches adolescencia  calle del infierno al atardecer 2

coches de choque_adolescencia  vino de aragón_la burrica

Como la adolescencia es la época del cortejo es tradición que los jóvenes regalen rosas o claveles a las chicas. Las chicas más populares suelen volver a casa cargadas de rosas e hinchadas cual pavos reales por la emoción de ser las más deseadas. Los adolescentes intentan “demostrar su hombría” intentando conseguir peluches para sus chicas en el típico “gancho” o en el puesto de las “escopetas”. También compiten entre ellos para ver quién es el más fuerte pegándole al saco, otra atracción típica de la Feria en la que según lo fuerte que le hayas pegado al “saco de boxeo”, la máquina te dice si eres un “esmirriado” o un “Playboy”.

Otra atracción clásica son los coches de choque. Siempre encontrarás esta atracción amenizada con música dance o tecno y rodeada de una jungla de jóvenes de distintas tribus urbanas. Normalmente los “chonis” (o “canis” como les llamamos en Sevilla) son los especímenes más habitualmente avistados.

zona de buñuelos

preparados para hacer buñuelos

Carlos y Yuan con buñuelos con chocolate

Después de un largo día de mucho cantar y bailar sevillanas, de hermanarse y pelearse entre amigos, de filtreo y de sorpresas, llega la hora de volver a casa. Los más “afortunados” podrán quedarse hasta altas horas de la madrugada y harán una parada técnica en las buñolerías de la Feria donde las gitanas hacen los buñuelos típicos de la Feria, acompañados de chocolate caliente. Normalente por la noche hay tanta demanda que hay hasta colas.

churrería  rosca de churros porras

churros papas  churros rellenos_adolescencia_paseo de vuelta a casa

Cuando los jóvenes no quieren esperar, o el presupuesto no les da para esta manjar se contentan con los churros de los puestos que hay al lado del río, de vuelta a casa. Ahí pueden comprar chocolate para llevar y porras, churros de “papa” (como los llamamos nosotros) o incluso churros rellenos de crema o chocolate. Nada como una buena dosis de grasa y azúcar para ponerle el sello a un día cargado de emociones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s