A Casa Portuguesa

Cuando llegué a Barcelona me fui a vivir a un piso compartido. Busqué en Loquo y tuve la gran suerte de dar con 3 personas maravillosas: Ana, Gautier y Sophie. Cuando leí el anuncio me llamó la atención. Primero porque el piso estaba en el barrio de Gracia (el barrio donde quería vivir). Después porque la combinación de personalidades me gustaba: una catalana, un francés y una inglesa. Me parecía que podría encajar bien en ese piso. ¡Y qué razón tenía!

Mis dos años en el piso Torrent de l’Olla fueron magníficos. Mis compañeros se convirtieron no sólo en amigos sino que eran como mi familia en Barcelona. Nuestras tertulias diarias después de cenar (infusión en mano) nos unieron mucho a Ana, Sophie y a mí. Y las fiestecillas que se organizaban de forma espontánea me dieron mucha vidilla además de nuevos amigos.

Mis compañeros fueron los primeros en hablarme de este restaurante, la Casa Portuguesa. Me fui de viaje a Lisboa y a la vuelta les conté lo buenos que estaban los pasteles de Belén y ellos me dijeron que los vendían allí, en la calle Verdi.

Fui en un par de ocasiones para comprar los pastelitos pero nunca fui a comer ni a cenar. Después de 3 años en Barcelona y después de muchas buenas recomendaciones conseguí ir a probar este restaurante portugués. Fui al local que tienen en calle Aragón que está nuevecito y la verdad es que nos atendieron de maravilla.

exterior casa portuguesa  casa portuguesa interior

Pedro, el dueño, estuvo muy pendiente de nosotros y nos hizo muy buenas recomendaciones, desde el vino hasta los platos. Teníamos muchas dudas porque nos gustaba todo de la carta.

barra de la entrada  casa portuguesa interior barra

De entrantes probamos un queso de oveja fresco, el queso Azeitao. Se abría por arriba y se untaba en pan. El sabor era sutil y delicioso. También tomamos aceitunas y paté de sardinas. El paté hizo las delicias de mi padre que adora las sardinas y que llevaba tiempo ya buscando este paté. Y precisamente porque a mi padre le encantan las sardinas tomaron sardinitas marinadas con coulis de pimientos y sobre pan de maíz.

aceitunas y pate de sardinas  sardinitas marinadas  queso azeitao  chorizo casa portuguesa

Marco y yo nos encaprichamos con probar el chorizo a la brasa pero la verdad es que tenía demasiada grasa para mi gusto.

De plato fuerte mi madre pidió algo que estaba fuera de carta. Se trataba de bacalao hecho al horno y cocinado con col y con una especie de pan rallado de maíz. Una mezcla y un plato inusual pero con sorprendente sabor. Incluso a mí que no me gusta demasiado el bacalao me gustó este plato.

bacalao con col y crumble de pan de maíz  bacalao a lagareiro casa portuguesa

Mi padre y Marco se pidieron el mismo plato, recomendación de Pedro. Se trata de bacalao a Lagareiro. Es una forma clásica y sencilla de preparar el bacalao. Se hace a fuego lento con aceite de oliva, ajo, laurel y una pizca de pimentón. Desde luego este plato triunfó pero a mí sin duda el que más me gustó fue el mío, el pulpo a Lagareiro.

pulpo a lagareiro

Nunca había tomado un pulpo así. A mí me encanta el pulpo a la gallega pero la verdad es que hecho así, al horno y a fuego lento estaba espectacular. La carne del pulpo estaba tierna y jugosa. Tan tierna que me recordaba a la langosta. Ahora que estoy recordándolo se me hace la boca agua…¡Qué ganas de tomar este plato otra vez!

vino verde loureiro

Todo esto lo regamos con un vino verde, fresquito y ligero. Como postre probamos los que nos recomendó Pedro, la mousse de chocolate (receta de su abuela), el pudding de huevo y la bavaroise de piña. La bavaroise me sorprendió, la verdad. Y la mousse de chocolate es perfecta para los amantes del chocolate. Además la porción es enorme.

tarta de chocolate casa portuguesa  pudim de huevos  pastel de belen  bavaroise de piña

Finalmente concluiré diciendo que el restaurante es muy acogedor y el servicio fue muy bueno. La comida era de gran calidad y cuando la materia prima es buena lo mejor es tomarla de la forma más sencilla.

Yo recomiendo altamente este restaurante. Desde luego volveré porque me quedé con ganas de probar más cosas de la carta. Aunque no sé si podré resistirme a pedir el pulpo una vez más…Supongo que tendré que volver más de una vez.

Anuncios

Un pensamiento en “A Casa Portuguesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s