Restaurante El Practic

Hoy comparto con vosotros un sitio de los que tanto nos gustan…Una pequeña joya escondida entre Sants y Hospitalet. Hablo del bar-restaurante, El Practic.

Nos enteramos de la existencia de este secreto bien guardado gracias a unos amigos, Meritxell y Carlos, que viven en el mismo barrio y nos había hablado maravillas del sitio.

Un día nos decidimos a probarlo y qué mejores embajadores que ellos mismos, unos veteranos del local, para introducirnos a su cocina.

La esencia del restaurante es su combinación de estilos: la cocina moderna con la tradicional, la gastronomía peruana con la catalana…

El chef, Andrés Huarcaya, originario de Perú pero afincado desde hace muchos años en Cataluña ha trabajado durante 9 años bajo la tutela de Ferran Adriá en el cátering de El Bulli. Allí aprendió la creatividad y las refinadas técnicas de la alta cocina que tanto apasionan a chefs y comensales de todo el mundo.

Sin embargo como buen empresario tuvo que adaptar su negocio al mercado local y es por eso que en su carta encontraréis manjares exquisitos y extravagantes sin llegar a ser pretenciosos. Hay platos para todos los gustos, desde postres más arriesgados como el cremoso de chocolate explosivo hasta tapas clásicas como los huevos fritos con patatas fritas y chorizo.

Por eso me gusta tanto este restaurante porque es una cocina de calidad a un precio accesible.

Lo primero que llama la atención es la entrada al local. El letrero despista y, de hecho, si no conociera su reputación habría pasado de largo. Una vez dentro el ambiente es relajado y acogedor. Es sencillo, como si estuviéramos comiendo en casa con amigos.

El practic exterior  practic interior  cubierto practic  como en casa

Pedimos todas las tapas que nos recomendaron nuestros amigos. Bueno, todas menos la Anchoa porque al repostero y a mí no nos motiva demasiado pero si os gustan las anchoas no os podéis perder la tapa de Anchoa de L’Escala. Para acompañar las tapas pedimos un verdejo, de D.O. Rueda, llamado Menganito. Divertidísimo nombre para un vino de buena relación calidad-precio.

vino blanco menganito

Empezamos a cenar con las croquetas caseras de pollo rustido. Unas de las mejores croquetas que he probado. Y eso que no soy muy croquetera. Después probamos el ceviche de corvina nikkei. Los que seguís mi blog sabréis que el pescado no es santo de mi devoción. Lo como pero no lo disfruto como mis padres, por ejemplo. Sin embargo admitiré que este ceviche estaba espectacular. No sólo lo probé, repetí una y otra vez.

croquetas de pollo  ceviche de corvina nikkei  coca tostada con tomate  tiradito de gambas

Inmediatamente después del ceviche probamos el tiradito con gambas de la costa. Es algo así como un ceviche de gambas. Nunca había probado algo así. Muy cítrico y con alguna especia que no pude reconocer. Delicioso.

Entonces empezamos con la parte carnívora de la cena. Llegaron los wantan de cerdo ibérico y salsa agridulce. Estaban buenos. La masa wantan estaba crujiente y no grasienta como a veces la suelen servir en algún que otro restaurante oriental. El relleno estaba jugoso y la salsa no estaba mal. Me gustó bastante aunque después del ceviche era difícil encontrar una tapa que estuviera a la altura.

wantan relleno de iberico  oreja de cerdo

Entonces llegó la tapa de oreja de cerdo crujiente cocida a 70º. Jamás en la vida pensé que probaría algo así. La casquería no me motiva nada. Sin embargo al ser la tapa estrella del lugar lo probé. La carne estaba tierna y cargada de sabor. Obviamente al ser oreja, con sus cartílagos y tal, tenía un punto gelatinoso pero en general la tapa es original y sorprendentemente sabrosa.

Por último tomamos dos tapas más tradicionales y no por ello menos espectaculares. El bikini de mozzarella de búfala, trufa y paletilla ibérica me hizo pensar que ya no quería comer ningún otro bikini que no fuera ese. Me hizo pensar en conseguir trufas y ¡pronto!

sandwhich de mozzarella trufa y paletilla  huevos fritos con patatas y jamon

Los huevos con patatas fritas fue un buen plato contundente que sirvió de perfecto broche final para la parte salada. Teniendo en cuenta que llevaba varios meses sin tomar huevos fritos o patatas de cualquier tipo esta tapa era algo que me debía a mí misma.

Finalmente probamos los postres. Las dos chicas tomamos el cremoso de chocolate explosivo. Es explosivo porque creo que lleva Peta Zetas. Es la mar de divertido sentir los peta zetas burbujear en la boca mientras paladeas el delicioso chocolate negro aderezado con un toque de aceite de oliva. Adoro el chocolate negro con un toque salado. Me encantó.

cremoso de chocolate explosivo

Los chicos probaron la crema catalana (¡clásico!), una espuma de yogur con puré de mango y mi segundo postre favorito, el gin cítricos frozen. Es una especie de sorbete de gin y cítricos que recuerda al cóctel pero sin ser demasiado alcohólico. El toque cítrico es lo más.

espuma de yogur con pure de mango  gin citricos frozen

crema catalana

Nosotros habíamos reservado mesa y estuvimos muy a gusto. El servicio fue amable y el precio de lo más asequible. Entre 5 nos tomamos dos botellas de vino, 8 tapas y postre y nos salió a “veintipico” por cabeza. Si os atrevéis a probar cosas nuevas, os recomiendo que vayáis. Y si no os gusta probar platos exóticos, también os recomiendo que vayáis aunque sólo probéis las tapas tradicionales. La calidad de la cocina merece la pena.

Anuncios

2 pensamientos en “Restaurante El Practic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s