Lubina al horno

¡Horror! Ha muerto mi Mac y con él todas mis fotos de restaurantes favoritos, y las recetas que tenía pendientes de colgar.

Es increíble lo que dependemos hoy en día de los ordenadores y de internet. Aún recuerdo cuando era pequeña y mi padre nos obligaba a ir a clases de mecanografía. Me pasé todo un verano yendo diariamente con la tierna edad de 9 años. Hasta que no aprendiéramos a escribir correctamente mi padre no nos dejaba usar el ordenador. Mi hermano y yo aprendimos a escribir con las antiguas máquinas de escribir. Al principio daba pereza pero después las primeras clases le cogimos el gusto y nos motivamos conforme íbamos adquiriendo rapidez.

Recuerdo que en aquel entonces yo “odiaba” los ordenadores. Me daba una pereza terrible aprender ofimática y recuerdo claramente pensar “¡qué rollo!” cada vez que mi hermano o mi padre me intentaban enseñar a instalar programas, a usar internet, etc…Quien me iba a decir a mí que los ordenadores e internet iban a formar una parte tan importante de mi vida. Ahora les agradezco a mi hermano y sobre todo a mi padre la paciencia y la insistencia porque aprendiera desde edades tempranas a utilizar el ordenador. Todas las horas dedicadas a “jugar” a juegos de matemáticas en el ordenador, a cambio de poder jugar un rato al Rey León, al Mario o al Príncipe de Persia en el ordenador (que por aquel entonces era para lo único que me interesaba). Todos los cursos de mecanografía, Access, Powerpoint, Word, etc…han servido para algo así que…¡gracias, papá!

En fin, después de esta oda a la informática y a los ordenadores os diré que esta receta no puede ser más fresca. Es lo que cené ayer concretamente. Como ya sabéis el pescado no es lo que más me apasiona pero como en esta vida hay que comer lo más variado posible yo hago el esfuerzo de tomar al menos una vez en semana pescado fresco. Mis “pescados habituales” son la dorada, la lubina y el lenguado. Éstos los hago a la plancha o al horno. Después está el “pescaito frito” (boquerones fritos, cazón en adobo, acedías, pijotas) que tolero aún más pero, claro, no es tan sano como el pescado a la plancha o al horno.

Esta receta es realmente sencilla. Se utilizan muy pocos ingredientes y además muy básicos así que todos lo podéis probar. En 30 minutos tenéis una saludable cena lista. ¡No hay excusas!

Ingredientes:

– 1 lubina grande (da para 2 personas)

– 2 cebollas moradas

– 3 dientes de ajo

– 1 limón y medio

– Agua

– Aceite de oliva

– Sal al gusto

Empezamos por precalentar el horno. Ahora pela y corta las cebollas a rodajas. A continuación pela y filetea los ajos. No hace falta que cortes los ajos muy finos. Piensa que después de pocharlos con la cebolla irán al horno así que casi mejor que sean láminas gorditas.

cebolla rojas  cebollas moradas  ajos  ajos fileteados

Coge una sartén antiadherente, vierte un chorro de aceite de oliva (que cubra la base) y cuando esté caliente añade la cebolla, el ajo y un poco de sal. Deja que se vaya pochando y mientras tanto prepara el pescado.

cebolla a rodajas  cebolla y ajo a pochar

Mi pescadera le quita las entrañas y me lo deja limpio (sin escamas y lavado). ¡Qué apañada que es! Por eso me gusta ir a la pescadería. En fin que lo único que tenéis que hacer si ya lo tenéis así de preparadito es hacer 3 cortes para introducir 3 rodajitas de limón.

lubina  lubina preparada

Mientras la cebolla se sigue pochando haz zumo con uno de los limones y parte la mitad del otro en 3 rodajitas. Mezcla la misma cantidad que te haya salido de zumo con agua (a partes iguales). Ahora coge la bandeja de horno y cuando la cebolla y los ajos estén pochados colócalos en la bandeja bien esparcidos y haciendo un hueco para el pescado en el centro.

limon  aderezo limon  cebolla pochada  lubina para horno

Coloca las rodajas de limón en las insiciones que previamente le has hecho a la lubina, colócala en el centro de la bandeja y vierte cuidadosamente el medio vaso de zumo con agua sobre el pescado. Ahora espolvorea sal al gusto sobre el pescado y…¡al horno!

lubina agua y limon

Deja que se haga unos 20-25 minutos (según el tamaño del pescado) a 190ºC. ¡Y voilà! Ya sólo queda servir y comer. En este caso lo hemos acompañado de nuestra guarnición favorita, chips de calabaza. Vosotros podéis utilizar la guarnición que más os guste.

pescado al horno  lubina al horno

¡A cenar!

Anuncios

Un pensamiento en “Lubina al horno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s