Restaurante la Duquesita

Hoy me he animado a compartir con vosotros este restaurante que, si bien no es el más gourmet de Sevilla, es un sitio coqueto donde ir con amigos en el barrio de la Alameda. Es un sitio con recetas tradicionales andaluzas con un toque andalusí y a un precio razonable.

Es un sitio que me había recomendado mi amiga Cristina así que estas Navidades allí nos reencontramos, después de varios meses sin vernos. Éramos un grupo de amigas así que pudimos probar distintas cositas.

Las primeras en llegar fuimos María (la hermana de Cristina) y yo. Ya os he hablado alguna vez de mi amiga María Andreu. Soy amiga de las hermanas Andreu desde hace ya casi 20 años y curiosamente la vida ha hecho que María y yo vivamos en Sevilla, Granada y ahora en Barcelona, siempre muy cerca la una de la otra.

Maria en la Duquesita  vino rueda canto real

Las dos teníamos bastante hambre así que mientras llegaban las demás pedimos una botella de vino blanco de Rueda y unas patatas con salsa de almendras. Esta es una de sus especialidades. La verdad es que la salsa estaba deliciosa. Estaba hecha con una base de nata que no es lo que yo suelo hacer así que me gustó descubrir esta modalidad. Como toque final aderezan las patatas con unos hilitos de miel que le da un punto dulce de lo más resultón.

patatas con salsa de almendra  berenjenas con miel

En seguida llegó Cristina, y nos pedimos unas berenjenas fritas con miel que estaban en su punto, es decir, crujientes por fuera y tiernas por dentro. Mi único comentario constructivo es que personalmente los bastoncitos de berenjena me gustan más finitos y estos eran bastante grandotes.

Como el resto de amigas tardaba en llegar pedimos salmorejo que, aún siendo invierno, nunca viene mal. Estaba muy sabroso y la textura estaba perfecta. Además no tenía demasiado ajo así que había equilibrio entre todos los ingredientes. El ajo no “daba la nota”.

salmorejo  croquetas de puchero

Aparte del salmorejo pedimos croquetas de puchero que eran caseras y estaban también muy buenas. A destacar el sutil toque de hierbabuena que recordaba al caldito típico de la Feria de Abril.

Cuando ya por fin estábamos todas se pidieron más croquetas. Las de espinacas eran bastante simplonas. Les faltaba intensidad en el sabor. Las de boletus sí que eran algo más especiales. Eso sí, nada como las croquetas del antigo Bar Ovidio (ahora Casa Ricardo).

croquetas de espinacas croquetas de boletus  croquetas de boletus por dentro  pavía de merluza

Si os gusta el pescado y las frituras, os recomiendo la pavía de merluza. Eso sí, la media ración es enorme. El rebozado está crujiente y para nada aceitoso. El último plato a destacar fue la delicia blanca. Se trata de una versión más ligera del flamenquín. Está hecho con pollo al horno y se sirve con salsa de almendra y acompañado de ensalada. Este plato merece la pena aunque he de admitir que el manjar blanco del bar “Casa Duque” lo supera.

manjar blanco  tataki de atun  lomo a la mostaza  risotto duquesita

Mis amigas también se pidieron los tacos de atún con cebolla caramelizada y el solomillo a la mostaza. No los probé así que no puedo juzgar. El atún tenía muy buena pinta. Yo, sin embargo, no me pediría nunca un solomillo a la mostaza simplemente porque es una salsa sencilla que puedo hacer en casa. Yo hubiera probado su solomillo al whisky que es una tapa muy sevillana que algún día intentaré hacer en casa. Es una tapa sencilla pero pillarle el sabor exacto tiene “su arte”.

Por cierto, nota mental para los que probéis este restaurante. No pidáis el risotto. Es bastante insulso y sabe demasiado a tomate, como si lo hubieran hecho con tomate frito. La decepción con el risotto fue compensada con los postres.

Probamos los dos postres caseros que sirven allí, la tarta de queso, la tarta “muerte por chocolate” y el hojaldre con nata. El hojaldre tenía una pinta espectacular y es una muy buena opción para los amantes de la nata casera. Sin embargo la estrella irrefutable de los postres en la Duquesita es su tarta de queso. Es un postre suave pero con consistencia y está realmente delicioso. Es uno de esos postres que cuando lo comes inmediatamente te hace sentir bien. Una vez que lo pruebas ya no puedes dejar de comer. Increíblemente no probé la tarta de chocolate pero es que ya no podía comer nada más. En cualquier caso yo soy muy exigente con mis tartas de “Muerte por Chocolate” así que rara vez la pido a no ser que tenga muy muy buenas referencias.

hojaldre casero con nata  tarta de queso duquesita  tarta con chocolate duquesita

En cuanto a la experiencia en general habíamos reservado mesa con lo cual no tuvimos problemas para conseguir sitio. El bar es coqueto y agradable y el servicio la verdad es que es muy atento. Los camareros estuvieron muy pendientes y en ningún momento nos hicieron sentir incómodas por haber mantenido la mesa de 8 personas medio vacía durante una hora mientras llegaban nuestras amigas. En cuanto a precio no es de los sitios más baratos de Sevilla pero no está mal la relación calidad-precio. Después de pedir todos estos platos y varias botellas de vino el almuerzo nos salió a menos de 20€ por cabeza.

Anuncios

2 pensamientos en “Restaurante la Duquesita

  1. 🙂 siii estaba todo riquisimo excepto el rissotto que fue una total decepcion , totalmente de acuerdo con tu critica. :*

  2. Pingback: Manjar blanco de calabacín | Recetas, sabores y pasiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s