Rollitos de Spanakopita

¿Habéis estado alguna vez en Grecia? Yo he tenido la suerte de poder ir dos veces y si me lo pudiera permitir económicamente iría una vez al año.

Me encanta Grecia por multitud de razones. De entrada su gente tiene una cultura y unos valores muy parecidos a los nuestros. Por ejemplo, cuando me fui a estudiar un año a Liverpool en mi residencia universitaria había gente de casi todas partes del mundo (de Taiwan, de Nigeria, de China, de la India, de Irlanda, Noruega, etc…) y curiosamente cuando comparábamos temas cotidianos como la alimentación, las costumbres, etc, resultaba que mi amigo Stamos y yo éramos casi como hermanos, como si nos hubieran criado los mismos padres y mira que está lejos Grecia de España…Cuando algún inglés o nórdico se sorprendía o reía de alguna de las costumbres de Stamos, él me mirada y me preguntaba ¿vosotros hacéis lo mismo en España? Y casi siempre la respuesta era “Sí”. Es muy curiosa esa afinidad que tenemos con nuestros amigos helenos.

Grecia es un gran destino vacacional que os recomiendo encarecidamente. Es un país muy rico en historia, un paraíso para los que nos gusta la historia del arte. Su gastronomía es deliciosa y, al ser un país Mediterráneo, se parece mucho a la española en cuanto a la materia prima utilizada. Aunque obviamente los platos son distintos así que es una forma original de utilizar los ingredientes habituales de nuestra cocina.

A pesar de conocer tan sólo una pequeñísima fracción del país puedo decir que en cada destino al que he ido he encontrado rincones maravillosos. Desde luego el atardecer de Oia no tiene precio. Calificado como el atardecer más bello del Mar Egeo, yo no pude perdérmelo cuando fui a Santorini y, sinceramente, fue mágico.

Fue precisamente en ese viaje cuando probé las tirópitas y las spanakópitas por primera vez. ¡Qué ricas estaban, recién hechas y disponibles en cualquier panadería! La última vez que las tomé fue en Corfu cuando fui a visitar a mi amiga Tina con el repostero caprichoso. Nos gustaron tanto estas empanadillas que decidimos que teníamos que aprender a hacerlas.

En esta ocasión hemos adaptado la receta original que se hace con pasta filo, eneldo fresco y con ricotta y hemos utilizado los ingredientes que teníamos a mano (pasta brick, crème fraîche y albahaca). Es lo que tiene cocinar fuera de casa en una ciudad desconocida. No siempre puedes conseguir los ingredientes exactos. En cualquier caso la receta original con la pasta filo la podéis encontrar en este blog de “El Comidista”.

Ingredientes:

– 2 quesos feta

– 1 bolsa grande de espinacas frescas

– 1 tarrina de queso ricotta

– 1 puñado de piñones

– Eneldo fresco

– 1 huevo

– Aceite de oliva

– Sal y pimienta al gusto

– Pasta brick

Para empezar desmiga el queso feta y salpiméntalo. Mézclalo con el ricotta (en este caso crème fraîche) en un bol y reserva esta mezcla.

queso feta  creme fraiche  queso feta troceado

Ahora coge una sartén grande y tuesta los piñones. Cuando están doraditos añade las espinacas frescas y el eneldo fresco. Todo bien lavado y troceado. Salpimenta y rehógalo con los piñones.

friendo los piñones espinacas frescas  espinacas a saltear espinacas salteadas

Cuando estén bien hechas añádelas al bol donde estaba el ricotta y el feta y mézclalo todo bien. Nosotros al usar pasta brick para hacer los rollitos decidimos pasar la mezcla por la batidora para que fuera una mezcla suave. Si embargo si vais a hacer una empanada grande con masa filo, os recomiendo que dejéis la mezcla tal cual, con sus trocitos y sus distintas texturas. Así es más auténtico.

Ahora pon el horno a precalentar a 200ºC y empieza a montar los rollitos. Pon la mezcla en un de los lados de la lámina de pasta brick. Haz un pequeño pliegue en cada lado y cubre la masa por el lado que queda como “más corto”.

doblando las spakanopitas doblando las spanakopitas  doblando la spakanopita rollito spakanopita listo para el horno

Ahora tan sólo tienes que enrollarlo hasta que quede del grosor que más te guste. Nosotros las hicimos del ancho de una flauta dulce.  Cuando el horno está caliente pinta los rollitos con una brocha empapada en huevo batido. Colócalos en una fuente ligeramente engrasada con aceite de oliva o margarina y deja que se hagan durante unos 10  minutos por cada lado a 180ºC. Verás que están listos cuando estén bien dorados. Tiene que estar crujientes y ligeramente tostaditos.

spakanopita  

¡Y listo! Un delicioso y sano entrante fácil de preparar y de inspiración griega.

Trucos:

– Si no tienes pasta filo, puedes usar pasta brick como yo hice en esta ocasión, aunque lo ideal es la pasta filo.

– Si no tienes ricotta, puedes usar crème fraîche o algún queso blanco de similar textura y de sabor neutro.

– Nosotros usamos albahaca en vez de eneldo fresco sin embargo yo no recomiendo usar albahaca porque tiene demasiada potencia de sabor y le quita protagonismo a la espinaca. El sabor recordaba al pesto y no debería ser así. Así que si no encontráis eneldo fresco os sugiero que lo aderecéis con un poco de orégano en vez de albahaca.

Anuncios

4 pensamientos en “Rollitos de Spanakopita

  1. Estuve un verano en Creta y en Santorini, y me enamoré del ambiente, la comida, las playas y del espíritu de sus gentes en general. Hasta llegue a plantearme si era un buen lugar para vivir!! Qué bueno recordarlo con una receta! (^_^)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s