Restaurante Amor a la Mexicana

Estas Navidades tuve la gran suerte de poder disfrutar de dos semanitas de vacaciones en mi tierra, Andalucía. Casi todo el tiempo lo pasé en Sevilla, donde ahora vive gran parte de mi familia (a pesar de ser jienenses todos). Además estuve tres días con mi amiga Alba, ceutí de nacimiento pero que actualmente vive en Algeciras así que pudimos ir a Tarifa y dar paseos por la playa…¡Ah! y degustar un delicioso cuscús casero hecho por ella, del que os hablaré este fin de semana (¡sí!, ¡tendréis la receta!).

Pues en Sevilla es donde precisamente celebramos el 30 cumpleaños del repostero caprichoso. Lo celebramos con sus buenos amigos y con su hermano en un restaurante que nos recomendó Txema, el coordinador de Yelp en Sevilla. Así que con tan buena recomendación no podíamos perdérnoslo. ¡Allá que fuimos a la cantina “Amor a la mexicana”.

Reservamos mesa y bien tempranito. Cuando llegamos el restaurante estaba vacío. Me pregunté a mí misma si realmente hacía falta reservar porque, la verdad, no parecía que hubiera mucho ambiente. Pero, claro, es que eran las 21h y en Sevilla se cena tarde. Cuando salimos el local, que es bien grande, estaba a rebosar.

Como sabéis me encanta conocer las historias y las personas que hay detrás de cada restaurante. Me inspiran mucho la energía y la motivación de los emprendedores así que siempre que puedo me informo del origen del restaurante. En este caso me contaron que el restaurante lo fundó Pedro Ortiz,  un sevillano que vivió durante muchos años en México, ese bello país al que estoy deseando ir (¡ya mismo estoy allí! ¡a finales de mayo!). Pues en México conoció al amor de su vida y a la que ahora es su esposa, Elisa. Y cuando volvieron a España decidieron emprender esta aventura gastronómica que les ha reportado muchos éxitos. De entrada hace ya 5 años que regentan este restaurante con un espíritu muy familiar y con mucha pasión. Y hace un año ampliaron su visión de negocio con la ayuda de la familia. Fue entonces cuando la hermana de Pedro, Rosa, y su marido Manolo se unieron al proyecto con la nueva marca “La Calaca” que encontrarás en el Gourmet Experience de El Corte Inglés.

amor a la mexicana  amor a la mexicana interior  carta amor a la mexicana

Nada más entrar nos recibe María quien nos toma nota de las bebidas. El personal de Amor a la Mexicana es muy cercano y atento. Les gustan las bromas y con ese sentido del humor que le caracteriza, María nos dijo que si no habíamos probado la michelada que hace ella, que no sabíamos lo que era una michelada en condiciones. Así que, ¡cómo no! Las pedimos. Para los que no sepáis lo que es una michelada os diré que se trata de un cóctel de cerveza, con zumo de lima, sal, tabasco y otras especias. Y de cara a la primavera os pondré mi receta que irá, como siempre, acompañada de fotos (paso a paso). Esta michelada estaba deliciosa. Iba cargada a tope de sabor. Una de las mejores que he probado en España, sin duda.

A continuación se acerca el encargado a tomar nota. Como éramos un grupito considerable él intentó hacer sugerencias para que todo el mundo probara un poco de todo y también porque había mucha disparidad en gustos. Sin embargo nosotros, que somos cabezotas y que teníamos muy claro lo que cada uno quería pedir, declinamos amablemente sus sugerencias y empezamos a pedir.

De entrada pedimos guacamole con totopos para compartir. Para Txema, el coordinador de Yelp, el guacamole es como para mí las gyozas en un restaurante japonés. Es decir, una muy buena forma de valorar la calidad del restaurante o, como diríamos los de marketing, un KPI claro. Aquí “Amor al a Mexicana” no sólo aprueba, sino que saca un notable alto. Estaba delicioso. Se notaba que estaba fresco, recién hecho, y me encantó la textura con trocitos bien grandes pero no demasiado.

guacamole  totopos  chilaquiles sinaolenses

También pedimos chilaquiles sinaolenses para compartir. Tenían frijoles, aguacate e incluso un huevo frito. La verdad es que son los chilaquiles más originales que he probado. Lo único que podría mejorar es que la salsa verde me pareció bastante peculiar. No era la típica salsa de tomatillo verde, tenía un sabor difícil de describir como un ligero regusto a judía verde. Como comentario adicional de este plato diré que el punto del huevo estaba perfecto y me gustó que los frijoles no fueran los típicos frijoles refritos (más patosos) sino que estaban blanditos pero aún enteros. De textura perfecta para mi gusto. Otro punto positivo.

Ahora pasamos a los platos fuertes. ¡Y vaya si eran fuertes! De hecho nos pedimos lo más picante de la carta.  A mí se me antojó probar las gorditas diablas. Había oído hablar de las gorditas pero nunca las había probado así que me apetecía probarlas ahí. Las gorditas son como unas tortitas de masa de maíz frita, similar a una arepa pero como su propio nombre indica, más gorditas. El encargado me avisó que serían muy, muy picantes pero no me importó. La verdad es que estaban realmente picantes ya que la carne de la que estaban rellenas estaba hecha con chile de manzano y con habanero pero aún así estaban buenas. Os recomiendo, si os las pedís, que tengáis la cerveza o michelada bien a mano y que tengáis otro plato menos picante cerca para ir intercalando. Así lo disfrutaréis más.

gorditas diablas  gordita diabla  toreador  huarache de pastor
Yo me pedí el huarache de pastor para intercalar con las gorditas. Este plato se componía de una tostada también hecha de masa de maíz (similar a las gorditas) y sobre ella había carne de cerdo al pastor, salsa taquera, salsa verde y cebolla caramelizada entre otras cosas. Para mí este fue el plato que más me gustó de la noche y el que repetiría, junto con los tacos dorado de los que en breve os hablaré (porque me parecieron muy originales). Para acabar la sección de “comida picantísima” os comentaré que a mi pobre cuñado, Jose Ignacio, le vieron cara de mexicano y le propusieron el desafío de comerse unos tacos toreador. ¡Dios mío! Eso sí que era el infierno en tu boca. Estos tacos eran ni más ni menos que el relleno que tenían las gorditas diablas pero sobre tortillas de maíz y sin ningún otro adorno o condimento que pudiera rebajar el picante. El encargado nos comentaba que además estos tacos estaban aún más picantes porque el picante se le echaba al aceite con el que después freían la carne. En fin…un plato divertido de probar a modo de “desafío” pero para nada recomendable desde el punto de vista del sabor.

Los amigos que no querían tanto picante se pidieron platos mucho más asequibles pero no por ello menos sabrosos. Los tacos dorados, por ejemplo, son una bonita fusión de la cocina asiática y la mexicana. en presentación parecen unos rollitos como los chinos que van rellenos de pato y regados por una deliciosa salsa agridulce con tamarindo. Este plato me pareció muy original tanto por la presentación como por los ingredientes (como el pato) tan poco habituales en los restaurantes mexicanos de España.

tacos dorados

También tuvieron mucho éxito (aunque yo no los probé) los tacos califa. Por el tipo de ingredientes me recuerdan a una fajita de ternera aunque en una tortilla de maíz. Lleva filete de ternera a tiras y a la plancha y va acompañado por cebolla morada, frijoles y guacamole. Por último se pidieron los tacos “Carnitas” cuya única particularidad a destacar son los chicharrones con los que se presentan. Le dan un punto crujiente al taco y eso está bien pero desde el punto de vista de sabor no eran nada espectacular, sinceramente. Finalmente probamos los tacos Akumal con queso que estaban más sabrosos que los “Carnitas” y que estaban hechos con cochinita pibil. Estos tacos serían los ideales para alguien a quien no le guste el picante.

tacos carnitas  tacos akumal con queso  tacos califa

Nos hubiera gustado probar otras cosas como, por ejemplo, el ceviche o los chiles rellenos pero no les quedaba. Tendrá que ser la próxima vez. La próxima vez también probaré la margarita con tamarindo que tenía una pinta espectacular.

A mí me encantaría volver a este restaurante porque sinceramente es el mejor restaurante mexicano de Sevilla. Los sabores son auténticos. Los ingredientes parecen frescos y originales y su precio resulta realmente competitivo. Comimos todo esto además de varias micheladas, refrescos e incluso un tequila reposado de “postre” y la cuenta no llegó a 20€ por cabeza. Así que si vivís en Sevilla ya estáis tardando en probarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s