Zumo operación bikini

Desde que me adentré en el mundo de la homeopatía estoy aprendiendo mucho sobre alimentación y la verdad es que cada vez estoy más interesada en hacer algún curso de nutrición para complementar lo que estoy aprendiendo por mi cuenta.

Y es que la base de la homeopatía son los alimentos. Os sorprendería descubrir hasta qué punto el llevar la alimentación correcta puede tener un efecto curativo . No digo que sea fácil llegar a cumplir ciertos objetivos de salud únicamente con los alimentos (si no, que me lo digan a mí y a mi dermatitis atópica…) pero lo que sí os digo es que cuanto más aprendo y más experimento con la alimentación sana (en mi caso macrobiótica) mejor me siento y mejor me veo.

Aunque aún no he conseguido dejar del todo el chocolate, el vino o los ibéricos…Creo que nunca llegaré a ese nivel pero por lo menos he reeducado mis hábitos. Por ejemplo antes desayunaba siempre café y tostada (o café y bollería en fines de semana). Me parecía imposible empezar el día sin mi adorado café y sin una deliciosa y reconfortante tostada que me ayudara a ser más persona antes de llegar a la oficina. Como se me prohibió tomar cafeína y gluten…Bye, bye desayuno clásico. ¡Menuda tragedia!

Después de más de medio año de “adaptación psicológica”, es decir, de concienciarme de que “esto es lo que hay” ahora mi rutina matutina es igual de reconfortante y mucho más sana y nutritiva. Nada más despertarme me tomo un vaso de agua y algún probiótico y suplemento homeopático (para  mi dermatitis). El agua en ayunas ya de por sí es beneficiosa así que podéis tomaros el vaso de agua y punto.

Después de asearme y vestirme me preparo un zumo de frutas naturales recién exprimidas. Me tomo mi zumo tranquilamente mientras me pongo al día con las redes sociales y al rato emprendo camino a la oficina (tengo suerte y voy a pie). Si pensáis que sin café no conseguiréis despertaros, estáis equivocados. Los zumos naturales están cargados de beneficios y según las frutas que combinéis os pueden dar mucha energía.

A media mañana suelo tomarme alguna tortita de maíz bio o alguna tosta de pan de amaranto con mermelada o con aguacate. Con esto quedo llena hasta el almuerzo. Por supuesto bebo mucha agua durante el día y suelo tomarme al menos una infusión (sin edulcorar) a media mañana o a media tarde junto con mi merienda (siempre fruta o frutos secos).

Ahora en verano es una época ideal para desayunar fruta ya que la variedad es inmejorable. Así no nos aburrimos. Poco a poco os iré dando las combinaciones que me hago. Voy a empezar por un zumo que me recomendó mi tía Paqui, mi queridísima madrina, que se está contagiando de la “fiebre macrobiótica”.

Este zumo combina todas las magníficas propiedades del melón, con las de la zanahoria y el apio. Yo no suelo tomar el apio crudo, a mordiscos o en ensalada, como lo toman mis padres, por ejemplo. Su sabor me parece demasiado fuerte. Sin embargo valoro mucho el matiz de sabor que le da a ciertas salsas y caldos. Recientemente he descubierto que si añadimos un poco a alguno de mis zumos matutinos no eclipsa el resto de sabores y queda bastante disimulado, la verdad. Así que he empezado a reconciliarme con esta verdura en crudo.

Si os animáis a seguir esta receta y a desayunar este zumo durante una semanita veréis en seguida sus efectos más inmediatos que son sus propiedades diuréticas. Este zumo os ayudará a depurar vuestro organismo y a mejorar la retención de líquidos. Así que puede que incluso perdáis algún kilito (siempre y cuando os portéis bien con el resto de comidas). Además este zumo es muy digestivo y remineralizante.

Te ayudará a preparar la piel frente a la exposición solar y a recuperarte de los excesos gracias al poder antioxidante de la zanahoria y el melón (ricos en betacaroteno). También ayuda a mejorar transtornos hepáticos y de circulación gracias al potasio y a otros nutrientes que aporta el apio.

Ingredientes:

– 1/4 de melón verde (piel de sapo)

– 1 zanahoria

– 1 trocito de apio (de unos 5-6cm)

– 300-500 ml de agua (según la textura que desees)

Este zumo no tiene trampa ni cartón. Tan sólo hay que pelar y trocear la fruta y la verdura. Pela bien el apio para quitarle las hebras más prominentes. Así te asegurarás de que el resultado final es de textura suave y sedosa (sin grumos).

melon piel de sapo  zanahorias  apio  ingredientes zumo

En la batidora donde vayas a hacer el zumo vierte primero 300 ml de agua y después la fruta y verdura troceada. A continuación lícualo todo bien hasta que no queden grumos. Prúebalo para asegurarte de que tienes la textura deseada. Si te gusta un zumo muy líquido, añade más agua y vuelve a batir.

melon cortado  ingredientes zumo listos  melon en licuadora  smoothie

Si eres muy dulzón y no puedes vivir sin azúcar, añade una cucharada de azúcar moreno o, mejor aún de sirope de agave. Yo no le añado absolutamente ningún edulcorante porque el melón y la zanahoria ya son suficientemente dulces. Así que, menos calorías para mí.

zumo melon zanahoria

Y…Voilà! Smoothie saludable en 10 minutos. ¡Que aproveche!

Anuncios

6 pensamientos en “Zumo operación bikini

  1. Una receta muy buena que no sólo es diurética, sino que también ayuda a preparar la piel frente a la exposición solar gracias a la zanahoria y el melón. Además, el apio contribuye a mejroar la circulación y el potasio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s