Zumo de la eterna juventud

Este zumo bien podría llamarse “Cóctel vitamina C” o “Poder antioxidante” porque va cargado de vitaminas y minerales que serán como agua bendita para tu organismo.

La inspiración para este zumo me vino en la luna de miel que pasamos en México el mes pasado. Todas las mañanas me tomaba un zumo verde (o “jugo”, como los llaman allí) con mi desayuno y al tercer día le pregunté a los del hotel por su composición. Me dijeron que era naranja y espinacas. Como mi homeópata me ha recomendado que evite la naranja en esta ocasión la he sustituido por el pomelo rosa y para darle un punto más dulce le añadí las fresas.

Así que al menos una vez por semana me tomo este zumo, sobre todo ahora que siguen habiendo fresas aunque ya sabéis que en breve ya no estarán disponibles. Yo siempre recomiendo tomar los alimentos frescos y de temporada pero como la temporada de la fresa es tan corta, si os apetece disfrutar de este zumo fuera de temporada siempre podéis comprar las fresas congeladas. En muchos supermercados bio podréis encontrar fresas y otros frutos rojos congelados. Es una buena opción porque, si vuestra licuadora es buena, vuestro zumo matutino estará bien fresquito. Tan sólo tenéis que añadir las fresas congeladas tal cual, directamente del congelador y os servirán para refrescar el zumo como si de hielo picado se tratara.

¿Y por qué es este el zumo de la eterna juventud? Pues por las propiedades de los ingredientes que lo componen. Empecemos con las ESPINACAS. Son ricas en vitaminas (K, B9 y sobre todo Vitamina A y en minerales como el cobre, yodo, calcio, fósforo y azufre. Este cóctel de vitaminas y minerales es altamente antioxidante. Y no sólo eso, aparte de cuidar tu piel y las mucosas, la espinaca evita que las células del cuerpo se transformen o muten así que es un buen aliado contra el cáncer gracias a su alto contenido en histidina y betacaroteno.

Finalmente destacaré que las espinacas son buenas para el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, el estómago y el intestino y, para más inri, al contener ácido fólico es también un alimento muy recomendable para embarazadas o mamás en época de lactancia.

Y es que la clorofila no es sólo vital para las plantas. Los humanos también la necesitamos. Actúa en las glándulas suprarrenales, limpia los nódulos linfáticos y desobstruye las arterias. Vamos que tomarte un puré de espinacas o, mejor aún, un zumo diario con cualquier hoja verde de alto contenido en clorofila será casi como una vacuna natural contra muchas enfermedades comunes.

¿Y qué decir del POMELO? Pues que al ser una fuente importante de flavonoides, ácido fólico, beta-carotenos y vitamina C, actúa como antioxidante y mantiene la salud cardiovascular, reduciendo el riesgo de obstrucción de los vasos sanguíneos por parte del “colesterol malo”.  El pomelo es rico en vitamina C, y tiene propiedades digestivas, antisépticas y depurativas.

Además el pomelo ayuda a combatir la gripe y los resfriados. Finalmente, es un buen aliado para los que padecen artritis, ácido úrico o hipertensión ya que contiene poca grasa y sodio, pero sí una gran cantidad de potasio.

La FRESA, lo creáis o no, tiene mayor contenido en vitamina C. que muchos cítricos. Cuando vivía en Inglaterra se puso de moda el concepto de “Superfoods” y las fresas estaba considerada así, como un superalimento, lleno de ventajas. Aporta pocas calorías y sin embargo esta fruta está cargada de minerales, vitaminas y hierro. Diversas fuentes confirman que el consumo de fresas favorece la protección del colágeno de la piel, ayudando así a preservar su firmeza.

Además los minerales que contienen ayudan no sólo a luchar contra el envejecimiento sino que también protegen el cabello y las uñas. Al contener fibra, las fresas también son digestivas y por último, según he leído en el Muy Interesante estimulan la memoria a largo plazo, gracias a la fisetina (un flavonoide natural).

Pues combinando estos tres ingredientes conseguimos un zumo muy bajo en calorías y con propiedades digestivas y antioxidantes. Es un zumo muy refrescante y con un sabor original, con un punto agridulce como de pica pica. Incorporad este delicioso zumo de fruta 100% natural y vegano a vuestro desayuno diario, a ser posible en ayunas, y no os arrepentiréis.

Ingredientes:

– 1 puñado de espinacas frescas

– 1 pomelo rosa

– 2 puñados de fresas

La preparación es muy sencilla. Primero lava las fresas y quítales el tallo verde. Lava también las espinacas y resérvalas.

ingredientes zumo  pomelo fresas espinacas

Ahora saca el zumo del pomelo con un exprimidor y viértelo en la licuadora (o en el robot de cocina que tengas). Incorpora las fresas y las espinacas y bátelo todo muy bien.

zumo de pomelo  fresas  añadimos espinacas  zumo antioxidante

Verás que el color del zumo es granate oscuro. Si no le echas suficientes fresas, te quedará más bien tirando a marrón así que si buscáis un color más estético, no os cortéis con las fresas.

zumo antiaging  zumo de la eterna juventud

¡Y…voilà! Un zumo sanísimo para empezar bien el día con un sabor fresco con un toque ácido y casi picante. A mí me recuerda a las golosinas de pica pica que tanto me gustan. Este zumo puede ser una saludable alternativa a las gominolas. Os lo recomiendo.

Fuentes:

Alimentos.org 

Jugos curativos

Alimentaciónsana.org

Recetas saludables

Euroresidentes Salud

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s