Crepes saladas

¿Quién no ha ido a una crepería y deseado poder hacer esas delicias francesas en casa? Pues ahora podéis. Las crêpes saladas, o galettes (como las llaman en Francia),  no son tan difíciles de hacer si se tiene la receta adecuada. Y yo la tengo, gracias a mi amiga Sandrine. Conocí a Sandrine cuando me mudé a Londres con 22 años. En tan sólo 2 semanas conseguí un trabajo de administrativa en la glamurosa joyería Cartier y Sandrine fue la persona que me dio la formación. Pero en seguida Sandrine se convirtió en mucho más que una compañera de trabajo. Ella fue la primera amiga que hice en Londres y me alegra decir que después de tantos años seguimos siendo buenas amigas.

Por eso cuando le pedí su receta familiar de las “galettes bretonnes”, Sandrine me dio todo lujo de detalles para asegurarse de que salían perfectas. Y la verdad que para ser la primera vez que las hacía creo que salieron muy bien. Si no, preguntadle a mis amigos que hicieron de “conejillos de indias”.

Ingredientes:

– 250 g. de harina de trigo sarraceno

– 3 huevos

– 33 cl. de cerveza rubia

– Sal

– Aceite de girasol

– Mantequilla salada

– Queso emmental, jamón cocido, champiñones, huevo…o cualquier otro topping que se os ocurra

Primero prepara tus ingredientes. Pon la harina de sarraceno en un bol grande. Haz un hueco en el medio y añade los huevos y un poco de sal. Rompe las yemas y mezcla ligeramente los huevos con la harina pero con cuidado, sólo en el centro del bol.

ingredientes galettes  añadimos huevos  añadimos cerveza  mezcla galettes bretonnes

Ahora ve añadiendo la cerveza poco a poco y sin parar de remover. Añade un chorrito de aceite de girasol y sigue mezclando hasta que no quede ningún grumo. Ahora hay que dejarlo reposar al menos dos horas en el frigorífico. Con eso tendrás tiempo de sobra para preparar los rellenos.

quesos  queso oveja  rucula y jamon cocido  toppings galettes

Los rellenos son la parte más divertida de las crêpes saladas ya que hay una infinidad de combinaciones, cada cual más sabrosa y sorprendente. Da rienda suelta a tu imaginación. Yo les propuse a mis invitados varias combinaciones: queso de cabra, nueces y miel; bacon, queso raclette y cebolla caramelizada; jamón serrano y rúcula; queso emmental, jamón cocido y huevo…

Una vez hayan pasado las dos horas saca la masa y mézclala de nuevo. Si ha quedado demasiado espesa puedes añadirle un poco más de cerveza. La textura debe ser similar a la de la nata líquida, si acaso un pelín más espesa pero no mucho más.

haciendo galette  galette  galette cebolla y queso

Ahora que la masa está lista coge una sartén antiadherente. Es muy importante que sea una sartén en la que no se te pegue nada (por ejemplo la que uses para hacer tortillas). Vierte unas gotas de aceite de la sartén y cuando esté caliente coge un papel de cocina, dóblalo bien y utilízalo para extender el aceite por toda la sartén. El papel absorberá el exceso de aceite de forma que la galette no quede frita ni grasosa. Lo ideal, según mi amiga y chef extraordinaire, Sandrine, es utilizar mantequilla salada. Al menos así lo hacen en su tierra, la región francesa de Bretaña, donde se creó esta receta por primera vez. Yo no tenía pero estoy segura de que al hacerlas con mantequilla salada están aún más deliciosas. Si no la usas al hacerlas la primera vez, al menos utiliza un poquitín de mantequilla cuando vayas a recalentarlas. Este es el toque secreto de mi amiga Sandrine.

Pues para la última fase de preparación tan sólo tienes que verter una cucharada de la masa en el centro de la sartén, cuando la mantequilla o el aceite estén calientes, y mover la sartén de forma que la mezcla se extienda de forma uniforme y circular hasta cubrir toda la superficie. La idea es que quede muy fina, bastante más fina que una tortita. Cuando la crêpe esté haciendo burbujitas es el momento adecuado para darle la vuelta. Dale la vuelta con una espátula ancha y hazlo con un gesto seco y sin miedo para que no se te doblen los bordes y queden pegados.

Te recomiendo que hagas todas las galettes de una vez y que las vayas apilando poniendo un papel de cocina entre una y otra. Cuando estén todas hechas puedes elegir qué toppings vas a utilizar y volver a calentar las crepes saladas utilizando un poquito de mantequilla salada para engrasar la sartén.

galette con queso munster  galette bacon y queso  crepe con bacon queso y cebolla caramelizada

La idea es que cuando se haya derretido el queso dobles los cantos de la crêpe convirtiéndola en una especie de fajita pero más cuadrada. Doblas la galette por los 4 lados opuestos de forma que quede una abertura en el centro por donde se ve el relleno.  Yo aún no le he pillado el truco a esta técnica de presentación. Tendré que practicar más…Y creo que el repostero caprichoso no se quejará de tener que comer galettes más a menudo hasta que domine el arte del “doblado”.

doblando la galette  mi primera galette  galette con jamon serrano  crepe salada jamon queso

Y…Voilà! Unas deliciosas galettes bretonnes caseras para deleitar a amigos y familiares.

crepe con emmental y jamon  crepe salada  galette jamon y rucula  galette vegetariana

Anuncios

Un pensamiento en “Crepes saladas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s