Musaka de calabacín

Esta es una receta sencilla que intenta ser una versión un poco más ligera de la clásica musaka. Es perfecta para los que estén haciendo una dieta disociada y para los simpatizantes de la alimentación macrobiótica ya que no lleva tomate ni berenjena ni patata. Quizás algún día haga la receta de la musaka tradicional, cortesía de mi suegro José Ignacio, pero por ahora me ciño a esta versión que se adapta mejor a mis nuevos hábitos alimentarios.

La verdad es que es un plato contundente así que lo recomendaría para un almuerzo de fin de semana aunque yo muchas veces lo llevo a la oficina en mi tupper y me alegra el día poder comer algo tan rico aunque sea en el trabajo.

Ingredientes:

– 2 calabacines

– 3  cebollas

– 3 dientes de ajo

– 500 g. de carne picada de ternera

– 2 cucharadas de orégano

– 2 cucharadas de perejil fresco

– 1 rama de canela

– 1 hoja de laurel

– Vino blanco seco

– Mantequilla

– 2 cucharadas de harina

– Leche desnatada

– 1/2 cucharadita de nuez moscada

– 100 g. de queso emmental

– Sal y aceite de oliva

Tiempo de preparación: 40-45 minutos

Receta para 2-3 personas

Tradicionalmente la berenjena o el calabacín (que suele ser la base de la musaka) se fríe antes de montar las capas. Yo he preferido hacer el calabacín al vapor en mi estuche Lekué. Si también tienes uno, genial. Si no, también las puede hacer en papillote (es decir crear tu propio “estuche” con papel de aluminio). Corta los calabacines por la mitad y haz lonchas de 1/2 cm de grosor. Mételo en el estuche Lekué con un poco de sal y unas gotas de aceite y deja que se haga 3-5 minutos. Yo le puse 3 minutos, después les di la vuelta a las lonchas y lo volví a meter otros 2 minutos. Si haces el calabacín en papillote, asegúrate de que sellas bien el paquetito de aluminio y mételo en un horno precalentado a 180º durante unos 10-15 minutos.

calabacines cortados  calabacines al vapor  capa de calabacines

Cuando el calabacín esté listo coloca una capa inicial sobre una fuente de horno engrasada con mantequilla (o margarina vegetal). Mientras tanto puedes ir preparando los ingredientes del relleno de carne. Para compensar la falta de tomate yo he querido compensar con mucha cebolla finamente picada y con mucho vino blanco. Empieza pelando las cebollas y picándolas muy finas. Pica también los 3 dientes de ajo y viértelos junto con la cebolla picada en una olla antiadherente con un poco de aceite en su base. Añade también la hoja de laurel y la canela en rama.

cebollas y ajos  cebolla troceada ajo  cebolla y ajo  sofrito musaka

Deja que la cebolla se vaya pochando. Cuando esté traslúcida añade la carne picada y sal. Cuando la carne haya cambiado de color agrega el orégano y el perejil. Cuando la carne esté prácticamente hecha del todo vierte abundante vino blanco y deja que el alcohol se evapore y que la cebolla se deshaga prácticamente creando así bastante jugo, que al haber estado en contacto con la canela y las hierbas estará deliciosamente aromatizado.

carne picada con cebolla  carne picada para musaka  relleno musaka

Mientras la carne y la salsa se van terminando de hacer aprovecha para preparar la bechamel. Yo siempre pensé que hacer bechamel era algo complicadísimo pero realmente no lo es. Son sólo tres pasos. Primero derrite un poco de mantequilla en una sartén antiadherente. Cuando esté derretida añade un par de cucharadas de harina y remueve bien. Yo para batir la bechamel utilizo unas barillas que están revestidas de silicona para poder deshacer bien los grumos sin dañar la sartén. Cuando ya hayas ligado la harina y la mantequilla ve añadiendo leche poco a poco sin parar de remover hasta que consigas la textura correcta. Yo siempre añado una pizca de sal y de nuez moscada como toque final.

mantequilla bechamel  mantequilla con harina  añadir leche  bechamel haciendose

Cuando todos los ingredientes estén listos (calabacines, relleno de carne y bechamel) es el momento de montar la musaka en la fuente de horno. Empieza por una capa de calabacín, después otra de carne, después otra de calabacín y repite hasta que la fuente esté llena. Debes acabar con una capa de calabacín que coronarás con la bechamel y con queso emmental. Si has hecho abundante bechamel, puedes añadir un poco de bechamel en cada capa de carne. Yo preferí poner el mínimo de queso y bechamel porque engordan lo suyo…

capa de calabacin  capa de carne  musaka antes del horno  queso bechamel

Como todos los ingredientes están ya cocinados tan sólo tendrás que meterlo en el horno para gratinar el queso y la bechamel. Con unos 5-10 minutos de grill tendrás más que suficiente. Mantente atento para que no se queme el queso. Queremos que quede bien derretido y un poco tostado pero cuidado que no se os pase.

musaka  musaka de calabacin  musaka calabacin

Y…¡listo! Una musaka sencilla y para chuparse los dedos.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Musaka de calabacín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s