Bar Restaurante La Pepita

Después de dos años viviendo en el barrio de Gracia, en Barcelona, ya era hora de probar este popular bar restaurante, la Pepita. He pasado por delante innumerables veces y siempre está a rebosar. La verdad es que desde el primer día que pasé por la puerta me llamó la atención. El local parecía acogedor y con buen ambiente y las tapas que se veían desde fuera tenían una pinta más que apetecible.

IMG_9162

Así que hace dos semanas con la gran excusa de quedar con nuestros amigos más viajeros, Rosa y Miquel, que se van a viajar durante un año entero por Asia, decidimos darnos un homenaje y arriesgarnos a cenar a las tantas. Y así fue. En este local no aceptan reservas. Debes ir temprano y poner tu nombre en la lista. Cuanto antes llegues, menos probabilidades de que la espera se haga interminable.

Rosa y Miquel llegaron a las 22h y nos apuntaron a la lista de espera. Como no somos muy pacientes que digamos decidimos ir a la búsqueda de otro restaurante. Queríamos ir a un gallego que me habían recomendado mis compañeros de Yelp. Pero por una jugada del destino (y de Google Maps) nunca encontramos el sitio así que volvimos a la Pepita con pocas esperanzas ya que había pasado una hora desde que nos habían apuntado. Pensamos que ya habría pasado nuestro turno y que tendríamos que llamar a Telepizza. Pero no, para nuestra sorpresa nuestro turno aún no había llegado. Tomad nota…Si queréis ir a la Pepita un viernes por la noche, armaros de paciencia o id a primerísima hora.

IMG_9163 IMG_9164

A pesar de la larga espera el maître fue en todo momento muy atento y amabilísimo. Incluso se ofreció a ir a buscarnos al bar de al lado cuando llegara nuestro turno, si queríamos esperar ahí tomando una cerveza. Nosotros esperamos pacientemente fuera, a pesar de la amenaza de lluvia. Tuvimos suerte y comenzó a llover justo cuando nos acomodaron en nuestra mesa. ¡Salvados!

Nada más llegar nos atendió una camarera encantadora que nos propuso unas tapas que tenían fuera de carta…Las especiales del día. Nosotros que habíamos tenido la oportunidad de estudiar la carta largo y tendido mientras esperábamos ya teníamos clarísimo lo que íbamos a pedir así que declinamos amablemente su oferta de tapas del día y pedimos una botella de vino blanco de Rueda y agua sin gas.

Al poco tiempo empezaron a desfilar las tapas. Hicimos tal y como nos recomendó el maître, pedimos unas tapitas y después una pepita cada uno. Se me hace la boca agua sólo al recordarlo…Empezamos con un pulpo a la plancha con mojo verde, patata y tirabeques. ¡Dios mío! ¡Qué placer! No había demasiado mojo con lo cual esta poderosa salsa no eclipsaba el delicioso sabor del pulpo, cuya textura estaba perfecta, ni duro ni chicloso. El tirabeque le daba un punto crujiente y la patata también estaba en su punto ideal, jugosa y cremosa como las papas aliñás del Casablanca. Es una perfecta combinación entre los sabores tradicionales y lo exótico. Fue mi tapa favorita de la noche.

pulpo a la brasa con tirabeques y mojo calamares con mayonesa de kimchi

También probamos los calamares a la romana con mayonesa de kimchi. Para los que no sepáis lo que es el kimchi, se trata de un plato típico coreano hecho a base de col china encurtida cuyo sabor es una mezcla entre salado, ligeramente amargo y picante. La mayonesa de kimchi fue la razón por la que pedí esta tapa. Nunca se me habría ocurrido hacer una mayonesa con kimchi y ahora no puedo dejar de pensar en ello…Los calamares también cabe mencionar que estaban frescos y perfectamente rebozados, más bien enharinados y fritos. Aquí en Cataluña llaman “a la andaluza” a esta forma de freír los calamares. La mayonesa estaba rica pero yo le hubiera puesto mucho más kimchi ya que el toque era muy sutil y a mí me habría gustado que estuviera más picante. Pero fue un descubrimiento como concepto.

croqueton iberico  bunuelos de berenjena

También probamos el croquetón ibérico, que no es otra cosa que croquetas de jamón con jamón ibérico por encima. Al repostero caprichoso y a Rosa se les fueron los ojos con esa tapa así que por supuesto la pedimos. Estaba muy rico pero claro a mí las croquetas tampoco es que me cambien la vida…Eso sí, si os gustan las croquetas y el jamón, no os lo penséis dos veces.

La última tapa que tomamos fueron los buñuelos de berenjena con queso de cabra, miel y manzana. Me pareció original el toque de la manzana y lo que más me gusto de esta tapa fue el toque ahumado de la berenjena. Sin embargo en textura no es el típico buñuelo. Para mi gusto le faltaba un punto crujiente al rebozado. Quizás es que yo me esperaba como unas bolitas de berenjena rebozada a la andaluza con el queso dentro y con más miel. Sin embargo no es así. Es una tapa un poco más fina, podríamos decir, con una textura suave y cremosa.

pepita bikini  pepita ternera y foie

Por fin llegamos al plato fuerte, las pepitas. Las pepitas son como una especie de panini pero más sofisticado. Miquel se pidió la pepita de atún a la plancha con aguacate, mitzuna (unos brotes verdes japoneses similares a la rúcula) y vinagreta de jengibre y soja. Miquel dijo que estaba suculento, justo lo que necesitaba. Rosa y el repostero caprichoso se pidieron la más clásica, la pepita de ternera. El repostero la pidió con foie porque a él todo lo que lleve foie le apasiona. Yo probé esta última y la verdad es que estaba sublime. La ternera estaba jugosa y sabrosa y el acompañamiento de puré de patatas y jugo de carne combinaba perfectamente.

pepita atun  pepita ternera

Sin embargo yo me quedé cautivada por la pepita Bikini, con lacón y brie. Lo que más me llamó la atención fue el acompañamiento de espinacas con pasas y crema trufada. La combinación de este sencillo bocadillo tostado y crujiente con este cremoso acompañamiento y con el exquisito aroma de la trufa hacían de este plato una combinación divina.

la cuenta

Toda esta experiencia gastronómica de cuatro tapas, cuatro pepitos, el vino y las aguas sumó 94€. Sin duda es algo caro para ir habitualmente pero merece la pena probarlo ni que sea una vez. Y para los que tengan un buen presupuesto os animo a que vayáis asiduamente. Eso sí, tempranito, que si no comeréis a las tantas, como nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s